¿SE LE OLVIDÓ ALGUNA COSITA?

sábado, mayo 23, 2009

Algo me queda claro: La última cuenta pública de la Presidenta, Michelle Bachelet, estuvo cargada de emotividad, pero para ella.

Recordemos: En el 2006, se prometió la ampliación del Hospital Regional y “planes complementarios” al servicios de transporte licitados en Antofagasta.

En el 2007, se anunció la licitación de una doble vía entre Calama y Antofagasta. Un by-pass a Antofagasta y la licitación de una doble vía Antofagasta y Mejillones. Además, mejorar la ruta Calama –Tocopilla. Los caminos productivos ubicados en Taltal y la conectividad costera con Antofagasta (ese que se arrastra hace 10 años). También se prometió un nuevo Hospital para Antofagasta. Ahí se inauguró “el sin camas”.

El 2008, la presidenta anunció acelerar los proyectos hospitalarios para Antofagasta, Tocopilla y Calama. Se anunciaron obras para la construcción del nuevo estadio para Antofagasta. También se dijo que en Calama, se desarrollaban proyectos urbanos integrales. ¿Cuáles?

En este último mensaje la presidenta dijo que, con el control de inundaciones y aluviones, se ha cambiado el panorama de Antofagasta. El aluvión fue el año 1991 y las obras aluvionales, se inauguraron el 2005 y las restantes el 2006. Pero, que últimamente, las han vuelto a re-inaugurar, esa es otra cosa.

La presidenta volvió a prometer el nuevo estadio para Antofagasta, pero, para una segunda etapa y para Tocopilla, se anunció las obras de ejecución del nuevo Hospital “Marcos Macuada”, porque si no hubiera sido por el terremoto, nunca se hubiera dado inicio a la construcción de uno nuevo.

Se echaron de menos avances y medidas en pro de la regionalización y descentralización, no se anunciaron medidas en seguridad ciudadana y al combate a la delincuencia o al narcotráfico, como asimismo, no eliminar el pago del 7 por ciento de salud para los adultos mayores. Ni una palabra para generar más y mejor empleo o mejores condiciones para los empleados del sector público, ni a profesores, Bomberos, Carabineros, Investigaciones o Gendarmería y el hacinamiento en cárceles. Ni una seña para entregar más recursos para las municipalidades y, tantas cosas más.

Algo me queda claro: Siguen existiendo promesas incumplidas para nuestra región. La que sostiene la economía nacional y la que entrega el sueldo a Chile. Hemos escuchado durante cuatro gobiernos de la Concertación, miles de anuncios, pero año tras año, ello no se materializa de la forma que se requiere, para lograr un crecimiento homogéneo del país, un aspecto negativo que la propia presidenta ha reconocido.

Lamentablemente, los discursos y anuncios se siguen quedando en eso y para qué hablar de beneficios para la clase media. Sencillamente no existen.

¡HAGA MEMORIA MIJITO!

viernes, mayo 08, 2009

La Coalición por el Cambio es un proyecto pluralista e inclusivo que rompe con las trincheras políticas e ideológicas que ya están obsoletas en el mundo actual. Un conglomerado de gente independiente, gente que viene de la propia Concertación, gente que estuvo en el Gobierno de Allende, conformando una nueva fuerza que busca construir un proyecto de futuro que sea más inclusivo, pluralista, que valore la diversidad con respeto y abriendo espacios a la comunidad, dejando atrás antagonismos y divisiones artificiales.

Con Fernando Flores, convergimos en esta idea de conformar un cambio en Chile, proponiéndonos romper este alineamiento que se ha mantenido durante tantos años de Izquierdas–Derechas, los del “Sí”, los del “No”, es decir, acabar con todas las divisiones que generaron odiosidad en el pasado, construyendo futuro, que tenga otras características, gestionando un verdadero Gobierno, estableciendo prioridades, ya que no queremos más crecimiento económico para beneficiar solamente a diez familias chilenas.

Hasta ahora, ha habido mediocridad, mala gestión, irregularidades, corrupción y pecados por omisión, ni tampoco, son dos pesos por allí, ni cuatro pesos allá, como dijo un individuo hace unos días (el mismo que anda buscando el jarrón). Son millones de dólares perdidos por allí y otros millones de dólares perdidos en bolsillos de operadores políticos por allá.

Todos aquellos que han tenido los privilegios de poseer la mayoría y tener cuatro gobiernos, hoy se sientan irritados, molestos, preocupados y nerviosos. Los que critican insultando con lengua virulenta y ponzoñosa, son los mismos que hablan de democracia, respeto a los derechos humanos y a la tolerancia. Ellos prefieren mantenerse en el poder gozando de la caja fiscal o del botín de guerra, envolando la perdiz, a todos aquellos que tienen mala memoria.

Los partidos políticos, funcionan con la música y el ritmo que pone Santiago, pero ahora surge un movimiento nuevo, Norte Grande, que funciona al ritmo de nuestra música nortina. Gente que piensa políticamente distinto, pero que construye progreso y desarrollo para el norte. Es gente hermanada, que se siente unida, trabajando en conjunto aportando cada cual en lo que tiene más competencia.

Hay una nueva generación de personas, criados y mal criados en la región, que quieren tomar roles protagónicos, para recuperar ese espíritu de nortinidad que tuvimos en la década del ‘60 y el ’70. Lo que promuevo, es un movimiento ciudadano comprometido con el desarrollo del norte. Por eso, ¡haga memoria mijito!