375 MILLONES DE DÓLARES SE LES DEBE A LOS PROFESORES DE ANTOFAGASTA

lunes, abril 06, 2009

El año 1981 se dictó el decreto ley Nº 3.551 que dispuso un régimen de remuneraciones para el sector público, estableciendo en su artículo 40 una “asignación especial” no imponible para el personal docente dependiente del Ministerio de Educación.


Para hacer efectivo el pago de este beneficio se fijó un calendario que debía ser cumplido entre 1981 y 1984. Sin embargo, la mayoría de los profesores no alcanzaron a recibir el 100% de la asignación, a pesar que el Gobierno Militar fijó el mes enero de 1988 como último plazo para el pago de este derecho.

Hasta la fecha, la deuda histórica con los profesores se mantiene; pese a ser reconocida por los tres Gobiernos de la Concertación y este cuarto que está llegando a su fin. El Congreso y hasta el Poder Judicial lo han reconocido, sin embargo, nadie le pone fecha, ni firma al pronunciamiento político.

Es un gran problema de orden moral que el Estado de Chile no puede desconocer. En nuestro país han fallecido cinco mil profesores, esperando que se les pagara lo que siempre fue de ellos, y otros miles, han llegado hasta la Justicia con el propósito de conseguir esta indemnización compensatoria, que en algo alivie los años de sufrimiento.

En la discusión del presupuesto de Educación para el año 2009, todos los sectores políticos, de forma transversal, manifestamos nuestra molestia, rechazando las partidas a ese ministerio, esperando una solución y pronunciamiento por parte del gobierno.

Sobre la deuda histórica de los profesores, la gente quiere escuchar y en particular los profesores, no es cuando empezó este drama, sino cuándo finalizará. La deuda existe, está reconocida y hay que dar una solución en la medida de lo posible, ya que resulta francamente impresentable y bochornoso, no dar una solución a ello y seguir dilatando este grave problema de estado.

Pese a la búsqueda de una pronta salida al problema, es posible que no se pueda solventar todo el monto que implica la deuda del profesorado que alcanza los 14 mil millones de dólares, pero ello no significa, seguir desconociendo esa situación.

Hay que dar respuesta, de una vez por todas al magisterio, por cuanto no es legítimo ni es simétrico hacerles exigencias, cuando en realidad el Estado tiene una deuda inconmensurable, no sólo económica, sino también en la dignidad de un trabajo tan relevante como este. Los senadores estamos cansados de no ser escuchados por los distintos gobiernos y de enviar proyectos de acuerdo, donde pedimos a los presidentes de turno, que se reconozca y se proceda al pago de esta deuda. Pero, no se oye padre.

Por ejemplo, una profesora en Antofagasta, que jubiló en 1989, percibe de pensión sólo 177 mil pesos mensuales, lo cual no alcanza para comer, ni vivir con dignidad, ni siquiera para pagar sus remedios o para el colectivo.

En nuestra región son dos mil 874 profesores los que están en una situación más o menos parecida y a nivel nacional son más de 93 mil, sin contar a los cinco mil fallecidos.

Según el Colegio de Profesores, son 220 mil pesos mensuales, lo que cada maestro dejó de percibir desde que se originó la deuda, con lo cual el monto comprometido, solamente en nuestra región, es de 375 millones de dólares.

Debemos ser honestos y claros. En 27 años la deuda acumulada por cada profesor llega a los 74 millones 884 mil pesos, lo cual claramente les soluciona una parte de las deudas en las cuales ellos han debido incurrir por las bajas remuneraciones que obtienen en la actualidad, lo cual solamente mitiga la deuda económica con los profesores, pero la deuda moral y ética con ellos, aún permanece pendiente. Hoy no se fía, mañana sí.

0 comentarios: