MALETÍN LITERARIO: ¿SE PIENSA EN LA DISCAPACIDAD?

jueves, marzo 19, 2009

Que el “Maletín Literario” contenga libros digitalizados y audiolibros como una manera de adaptarse a las nuevas tecnologías y a las necesidades educativas especiales y a personas con alguna discapacidad, es una forma real de incentivar la lectura, la comprensión lectora y el crecimiento cultural, en hogares con menores recursos económicos que no pueden acceder a formar una biblioteca básica propia.

El programa implementado por la Presidenta Michelle Bachelet, que este año, benefició a más de 300 mil familias de escasos recursos, debió entregar más facilidades para quienes tienen alguna discapacidad o necesidades educativas especiales, además de innovar con nuevas formas de relacionarse con la lectura.

A muchos de los niños no les gusta la lectura tradicional del libro en papel, pero les llama mucho la atención tener ese mismo libro pero digitalizado, ya que es menos engorroso su transporte, cabe en un pequeño CD, lo pueden leer en el computador de la casa, en la escuela o donde un amigo. Y en el caso de un audiolibro, éste también puede ser escuchado en un MP3 player, en el computador, en la radio de la casa o en el DVD.

Es una muy buena idea el fomentar la lectoescritura y la comprensión lectora en personas que no pueden acceder a comprar un libro, pero también esta iniciativa debe adaptarse a las nuevas tecnologías, pensando que para muchos niños, es un verdadero tormento leer.

Si se busca inclusión social, también se debe pensar en aquellos menores y padres de familia que sufren de alguna discapacidad o que tienen necesidades educativas especiales. Tengo la impresión que se sigue dejando de lado a quienes padecen de alguna discapacidad ¿qué pasa con los niños que son ciegos, no tienen derecho a leer? y los niños que no tienen brazos ¿tampoco tienen derecho a leer? o los niños que son hiperactivos y no pueden estar tranquilos, ¿cómo se les motiva a leer un libro?

Hay miles de niños con diversos tipos de inteligencias, capacidades y habilidades, unos buenos para leer, los otros asimilan mejor cuando escuchan la materia y otros que aprender mejor estando frente a un computador. Por eso es necesario que este programa de una vez por todas se adapte a todas las necesidades.

Planteé esta inquietud y mi propuesta, a la Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos y para mi impresión, la respuesta que recibí fue sorprendente: Para el jurado, que selecciona los libros, no estuvo considerado este planteamiento.

Por eso digo: ¿Se piensa en la discapacidad?