PSU: ¡ANDAI DANDO JUGO!

martes, diciembre 09, 2008

El ingreso de alumnos de colegios municipales a las universidades que exigen altos puntajes de la PSU, a ha caído hasta un 10%. De los 270 mil estudiantes que rindieron la prueba, 117 mil, provienen de establecimientos municipales.

Algunos dicen que esta disminución, se debe al aumento explosivo de estudiantes de liceos municipales, que rinden la PSU gracias a las becas del gobierno. Otros consideran que la causa de esa caída, tiene su origen en la misma PSU, pues al medir los contenidos, se agudizan las diferencias entre aquellos establecimientos que sí alcanzan a pasar la mayor parte de las materias, y los que son menos eficaces. Pero los jóvenes son los mismos. Pero, unos con más recursos económicos, nutricionales, sociales o culturales que otros.

La PSU es una pésima herramienta para seleccionar estudiantes, porque las ponderaciones son inadecuadas y mezquinas y lo segundo, porque en el mundo contemporáneo, con tantas carreras tradicionales y saturadas, es casi un engaño para los alumnos y sus padres, que la suerte esté echada en una prueba que no garantiza éxito profesional y familiar. Una fórmula para perfeccionar los mecanismos de ingreso a las universidades, sería otorgar mayor relevancia a las notas obtenidas durante la Educación Media. No podemos subestimar los años de sacrificio y méritos de los jóvenes, aumentando desigualdades. Hoy se depende exclusivamente de los puntos obtenidos en esta prueba, que decidirá si finalmente, puedo ingresar a la educación superior.

Es fundamental el que se puedan implementar pruebas específicas, para carreras específicas. O pruebas que logren efectivamente, medir habilidades, o medir cómo solucionamos los problemas frecuentes que encontramos en la vida e incluso medir nuestras habilidades artísticas o deportivas. Está bien saber de todo un poco, pero no un mar de conocimientos con un centímetro de profundidad.

En estos tiempos, se requiere vocación, conocimiento, especialización, competencias y formación continua. El caso más relevante: Albert Einstein. Le costaba aprender por su dislexia, a relacionarse con las personas y muy introvertido, pero tenía otras habilidades y capacidades como las matemáticas. Llegando a convertirse en uno de los científicos más grandes de la historia.

Las becas deben ser enfocadas al mérito académico, pues exigir sólo 475 puntos en la PSU es insuficiente. Sería adecuado generar una estandarización de becas, según resultados académicos, de lo contrario, hay mayores tasas de estudios universitarios sin finalizar, lo que finalmente no responde a lo importante; que los alumnos efectivamente completen y se titulen de las carreras que elijan y que posteriormente, encuentren trabajo en lo que estudiaron y en lo que les gusta.

Hoy los padres aplican todas sus esperanzas en el resultado que podrá obtener su hijo en la prueba, pero existen otras alternativas, como carreras técnicas que están dando grandes satisfacciones laborales y lecciones de vida. Mientras tanto, muchos jóvenes siguen dando jugo al enfrentarse a la PSU y los padres, con ellos.

0 comentarios: