¡VENGAN A PEDIR AUDIENCIA!

lunes, octubre 27, 2008

El gran y aplastante triunfo de los independientes no es un fenómeno aislado. Tiene alcance nacional porque responde a un proceso multicausal que genera como resultado la desafección política, el alejamiento y desconfianza de los ciudadanos con los partidos políticos y los políticos tradicionales que benefician sólo a los actores de la cúpula del poder en el Río Mapocho, con privilegios y tráfico de influencias, que gestionan en su beneficio, dando la espalda a los ciudadanos que los eligen.

Ser independiente constituye un intento por generar un poder que haga de contrapeso a esos impulsos centralistas y hegemónicos. De promover la dispersión del poder político, tanto en lo interpersonal e interterritorial. De buscar un posicionamiento fuera de las artificiales trincheras construidas por aquellos que detentan el poder para mantener sus cuotas, sea en el gobierno o en la oposición.

Ser independiente significa disposición de adaptabilidad a un medio diverso, plural y tolerante. Disposición a generar sinergias, entendiendo que la dimensión política es importante, pero, no es la única dimensión en la expresión humana, hay otras como lo social, cultural, económico, medioambiental, lo étnico, lo espiritual y lo valórico, que movilizan voluntades y compromiso de las personas, tanto como la convocatoria política.

El actual sistema político, recibe el repudio ciudadano y, a los actores de la política, parece no importarles, como si les resbalara. ¡Indiferencia a un grado inconsciente!

Hoy los partidos y los políticos actúan como elefante dentro de una cristalería.

Requerimos de una reforma en la administración del Estado, en la ley de partidos políticos, en la ley electoral que permita modificar el sistema binominal. Estamos persuadidos hasta la saciedad con los discursos que promueven la descentralización, pero el país está más centralizado que nunca, se habla de regionalización y lo único que se ha hecho es una grosera y torpe manipulación político electoral al crear instrumentos inútiles que solo aumentan la burocracia administrativa.

Se anuncian compromisos con las regiones, pero la agreden los mismos que hacen gárgaras con ella. Los mismos que nos plantean la necesidad de más dinero para los pobres para aumentar los impuestos, y son los mismos que dilapidan ese dinero de la manera más miserable, cuando no, se lo roban.

Los independientes serán determinantes para definir la elección presidencial, siempre que se les acoja con respeto, con vocación democrática y se le considere en espacios de participación real. Dejemos atrás a las vacas sagradas que actúan como custodios de la única verdad. Atención ¡Candidatos presidenciales!, vengan a pedir audiencia, la gente está primero, ustedes al último.

0 comentarios: