¡VENGAN A PEDIR AUDIENCIA!

lunes, octubre 27, 2008

El gran y aplastante triunfo de los independientes no es un fenómeno aislado. Tiene alcance nacional porque responde a un proceso multicausal que genera como resultado la desafección política, el alejamiento y desconfianza de los ciudadanos con los partidos políticos y los políticos tradicionales que benefician sólo a los actores de la cúpula del poder en el Río Mapocho, con privilegios y tráfico de influencias, que gestionan en su beneficio, dando la espalda a los ciudadanos que los eligen.

Ser independiente constituye un intento por generar un poder que haga de contrapeso a esos impulsos centralistas y hegemónicos. De promover la dispersión del poder político, tanto en lo interpersonal e interterritorial. De buscar un posicionamiento fuera de las artificiales trincheras construidas por aquellos que detentan el poder para mantener sus cuotas, sea en el gobierno o en la oposición.

Ser independiente significa disposición de adaptabilidad a un medio diverso, plural y tolerante. Disposición a generar sinergias, entendiendo que la dimensión política es importante, pero, no es la única dimensión en la expresión humana, hay otras como lo social, cultural, económico, medioambiental, lo étnico, lo espiritual y lo valórico, que movilizan voluntades y compromiso de las personas, tanto como la convocatoria política.

El actual sistema político, recibe el repudio ciudadano y, a los actores de la política, parece no importarles, como si les resbalara. ¡Indiferencia a un grado inconsciente!

Hoy los partidos y los políticos actúan como elefante dentro de una cristalería.

Requerimos de una reforma en la administración del Estado, en la ley de partidos políticos, en la ley electoral que permita modificar el sistema binominal. Estamos persuadidos hasta la saciedad con los discursos que promueven la descentralización, pero el país está más centralizado que nunca, se habla de regionalización y lo único que se ha hecho es una grosera y torpe manipulación político electoral al crear instrumentos inútiles que solo aumentan la burocracia administrativa.

Se anuncian compromisos con las regiones, pero la agreden los mismos que hacen gárgaras con ella. Los mismos que nos plantean la necesidad de más dinero para los pobres para aumentar los impuestos, y son los mismos que dilapidan ese dinero de la manera más miserable, cuando no, se lo roban.

Los independientes serán determinantes para definir la elección presidencial, siempre que se les acoja con respeto, con vocación democrática y se le considere en espacios de participación real. Dejemos atrás a las vacas sagradas que actúan como custodios de la única verdad. Atención ¡Candidatos presidenciales!, vengan a pedir audiencia, la gente está primero, ustedes al último.

CALAMA, ¡DESPIERTA!

Levantar a Calama, y sacarla de la postergación de la cual ha sido víctima y sufrido durante tantos años, es un gran desafío. La riqueza que genera Calama, ha traído, a modo de retribución por parte del Gobierno, escasos recursos económicos y no, los que se merece. Nuestra ciudad debiera ser una de las más importantes de Chile. Los vecinos reclaman que nuestras calles debieran ser de oro o de cobre y, ¡sólo tenemos tierra!

Esteban Velásquez ha mostrado seguridad, convicción, fortaleza y amor por el servicio público. Acogiendo nuevas ideas, integrando a los postergados e incluso a sus adversarios políticos. Esteban posee una gran sensibilidad social, tal como lo ha hecho y demostrado durante tantos años como profesor. Conozco la trayectoria intachable y probidad de Esteban y el enorme cariño que la gente siente por él, porque es una persona sencilla, cercana y que entrega rápidas soluciones a los problemas que viven a diario los calameños.

El es un gran articulador de ideas, un promotor del desarrollo que debiera tener Calama y un gran compromiso con los hermanos de los pueblos del interior, para devolverles el sitial del cual han sido alejados. El Respeto.

Esteban es el único que puede realizar grandes proyectos para la ciudad, donde sus ejes principales son el bienestar y tranquilidad de la familia, el medio ambiente, más desarrollo urbano y turístico, espacios para los niños y los jóvenes, oportunidades para las madres y dueñas de casa, estabilidad sin persecuciones para los municipales y que la ciudad llegue algún día, a convertirse en un gran centro de desarrollo tecnológico y cultural. Desde el desierto, al mundo.

Los vecinos tienen en sus manos, un lápiz y un voto para terminar con el continuismo de quienes no han hecho nada por el bienestar de las personas. No hay proyectos de envergadura en que los propios vecinos se puedan sentir orgullosos. Hay mucha gente que siente vergüenza de mostrar en dónde vive, porque en comparación con otras ciudades donde si hay parques, paseos, recintos deportivos, calles pavimentadas, grandes proyectos turísticos, tranquilidad en las poblaciones, espacios para la familia y los jóvenes; en Calama, no tenemos eso.

Las cosas se han hecho mal y no se ha pensado en los calameños y en su bienestar, mas bien, se ha pensado sólo en el bienestar y tranquilidad de las grandes empresas mineras. La misión de un alcalde es trabajar para, con y por la gente y no para las empresas.

Hay una oportunidad única de cambiar el destino, que a veces se torna un poco oscuro, difícil y empinado. ¡Somos nortinos! No queremos que nos regalen los recursos. Sólo queremos y exigimos lo justo, lo que merecemos. Alguien que nos conduzca. Calama, ¡Despierta!

“HUELE A PODRIDO”

viernes, octubre 10, 2008

Luego de haber entregado nuevos antecedentes a la Contraloría, para que estas se agreguen al “Programa Especial de Fiscalización”, que se está desarrollando hace algunas semanas en Tocopilla y, que tienen que ver con los planes de Subsidios de Reparación, como también los Certificados de Demolición y empresas que aparecen involucradas en las obras; no me queda más que recordar a Coco Legrand y la percepción que tenía de su suegra: "Parecía perro mastín. ¡Directo a la carne!", haciendo una analogía en la forma en que han actuado, quienes acusaron el golpe ante lo denunciado.

Siempre he acogido seria y responsablemente, todos los reclamos y denuncias que me han hecho llegar cientos de personas y familias que confían en mi trayectoria pública y política que he cultivado desde hace muchos años.

Las denuncias tienen un alcance puntual, donde no se pone en tela de juicio a todas las instituciones, pero debo aclarar, que en las irregularidades detectadas por Contraloría en el Subsidio de Reparación, fui yo quien pedí, con fecha 28 de agosto, para que se investigaran las irregularidades que me denunciaron las personas afectadas y que al final han resultado efectivas y dándonos la razón. Producto de aquello, fueron expulsadas tres empresas. En consecuencia aquellos funcionarios que desconocen esta realidad o la ocultan maliciosamente, actúan en forma deshonesta.

Estas denuncias se suman a otras que he realizado durante mi trayectoria como parlamentario y no obedecen a tiempos electorales, como dicen algunos operadores políticos: La paralización de las obras de la cárcel, las certificaciones de gas en edificios, los del comité de exonerados de Codelco y también los abusos laborales a los trabajadores de contratistas, el millonario traslado de Chuquicamata a Calama, la falta de medicamentos en los hospitales, la famosa pastilla de Cobalto o las interminables listas de espera; los abusos y facturas impagas de Morgan & Fuenzalida a más de 40 pymes, el maltrato de un profesor hacia una alumna, la llegada de la droga éxtasis, la contaminación por plomo, el uso de petcoke, el cierre de la única oficina de Fonasa en Taltal, la exigencia del famoso curso Baprever, la falta de policías antinarcóticos, los sueldos impagos a los trabajadores de Corpesca, la reventada política de pagos a pymes locales, la tardanza en las resoluciones de la Comere, el cierre de las escuelas especiales, las fallas en las casas Serviu, la escases de centros de rehabilitación de drogas o las irregularidades en el tranque Sloman y Santa Fe en 1999, entre miles de otras, con resultados como penas aflictivas, destituciones, renuncias, sumarios o sanciones administrativas.

Todo lo anexo a las reacciones humanas frente a la denuncia pública en Tocopilla, es sólo condimento, porque finalmente será la Contraloría o los Tribunales de Justicia, quien determine, si estas supuestas “acusaciones al voleo”, se han realizado “bajo procedimientos amparados en la legalidad y transparencia absoluta”, como dicen algunos. Pero esto, queridos amigos. ¡Me huele a podrido!