¡BOMBEROS CHICOS BUENOS!

domingo, septiembre 28, 2008

El hecho de que no se haya podido establecer un sistema de financiamiento estable y razonable hacia Bomberos, es preocupante para toda la comunidad. Precisamente estas son las materias que le corresponde cautelar al Ministerio del Interior. Es un escándalo que en las partidas presupuestarias correspondientes de cada año, no venga una glosa que permita el financiamiento adecuado para la institución, la cual vela de forma desinteresada, por el bienestar de toda la comunidad. El Congreso Nacional sólo puede aprobar o rechazar el presupuesto de La Nación. No es iniciativa parlamentaria aumentar o rebajar recursos.

Quizás muchas personas estén preocupadas, debido a lo que ocurrió en la Torre Codelco 2, pero esto sólo demuestra la tardía reacción de quienes deben destinar los recursos económicos apropiados a Bomberos de Chile: Gobierno (Nacional y Regional), municipios, empresas y la propia comunidad.

¿Qué hubiese sucedido si bomberos de Antofagasta, no hubiera contado con un carro telescópico? –a todo esto, donado por una empresa-. ¿Qué pasaría en la Torre Pérez Zujovic? ¿Qué pasa en Calama, Tocopilla, Taltal, San Pedro, Ollagüe, Sierra Gorda, Mejillones, María Elena? ¿El cuerpo de bomberos tiene suficiente recursos económicos, humanos y tecnológicos?

La realidad es que bomberos funciona con muy pocos equipos de alta tecnología, careciendo de los recursos apropiados para adquirir equipamiento, teniendo, prácticamente, “mendigar por ayuda” por las calles de nuestras ciudades, sosteniéndose con algunos aportes que realizan empresas privadas y peleando haciendo “lobby” para encontrar financiamiento apropiado.

Hay que reconocer que quienes integran el Cuerpo de Bomberos de Chile son voluntarios, lo que no significa que además de poner al servicio su trabajo y, en riesgo sus vidas, tengan que financiar de su bolsillo el desplazamiento a las emergencias, los equipos técnicos y hasta su indumentaria. Esta situación sólo se da, de manera increíble, en Chile.

Por eso es que debe establecerse un financiamiento razonablemente planificado y pensado en ayudar a la propia población, porque lo que se plantea, son recursos simbólicos, ante la cual debería existir un presupuesto que le permita a la institución solventar todos sus gastos. Si no fuera por ellos, tendría que hacerse cargo el Ministerio del Interior, cosa que hasta este momento, nunca ha cumplido.

Vuelvo a insistir en el llamado público a los gerentes y representantes de los distintos medios de comunicación de nuestra región, para que les den espacios en su parrilla publicitaria, para desarrollar una campaña que sensibilice a la población, a las autoridades y a las empresas, sobre la importante labor que realizan los bomberos

YO NO ANDO EN MICRO

viernes, septiembre 12, 2008

Las innumerables discusiones, dimes y diretes del subsidio al transporte público en Santiago, sólo han conseguido crear falsas expectativas de cuánto dinero recibirá la región, por cuánto tiempo, quién lo recibirá y cómo lo devolveremos.

Con la negociación que llevé a cabo, como Presidente de la Comisión de Transportes, conseguí que los diversos comités del Senado, pospusiesen de forma indefinida la discusión, formando una mesa de estudio técnico de forma ampliada. Tomé el toro por las astas, debido a que era la única forma que nos tocará algo y no siguiéramos mirando como gato a la carnicería.

Es cierto. Esto evitó un nuevo traspié para el Gobierno, pero lo que a mí me interesa, es que en mi región, haya un subsidio al transporte de manera genérica.

Se debe separar y analizar, desde nuestra propia realidad, este subsidio. Santiago y Regiones; ya que el sistema actual, impulsado por la propia Concertación, es injusto para miles de personas. ¿Porqué nosotros tenemos que seguir subsidiando a Santiago? ¿para que no le suban el precio del pasaje en micro? y a nosotros ¿quién nos ayuda? No es justo que a Santiago se le subsidie con 100 pesos y a todas las regiones juntas, con 30. Por eso que les golpeé la mesa al Gobierno e incluso traté a los ministros de mediocres y pinganillas. El Gobierno debe dar igualdad de derechos a mi región, porque por último el transantiago está financiado con el 2% Constitucional, por lo menos por seis meses; en cambio nosotros no recibimos financiamiento de ningún tipo.
No puede ser posible que se subsidie sólo a algunos sectores, como a los que se suben a las micros. ¿Y el transporte escolar, los taxis básicos, los colectivos y los buses interurbanos? El Gobierno y sus autoridades son unos ignorantes. Desconocen la realidad del norte, al menos la mitad de la gente de mi región, no toma microbuses. Entonces ¿cómo se va a enfrentar este problema?, ¿por qué se le va a dar a unos y a quienes que son igualmente pobres y a la clase media que comúnmente no anda en micro, no les vamos a dar?.

Y este subsidio, ¿cómo llegará? ¿a Santiago se la regalan? y a la región ¡se la prestan para que luego de unos meses la descuenten del presupuesto del FNDR!. Esto tampoco es razonable. Lo que busco es armar una gran negociación, que no sólo incluya a la gente de las ciudades, sino que también de los pueblos. O acaso mi gente de Ollagüe, San Pedro de Atacama y los pueblos del interior, no van a Calama a hacer trámites o a trabajar. O la de María Elena, Sierra Gorda, Mejillones y Taltal, no viaja a Antofagasta, ¿al doctor o al supermercado? ¿a ellos no les tocaría tampoco?

Los parlamentarios de la región, de una vez por todas debemos aunar esfuerzos para conseguir lo que nos merecemos y nos hagamos respetar. No sigamos mirando hacia el techo diciendo: ¡Hay que!, ¡Hay que!, cuando nadie hace nada...¡Si la culpa no la tiene la gente que no anda en micro pues!.