SOY MÁS SHILENO QUE LOS POROTOS

viernes, agosto 01, 2008

Sólo siete de cada 100 jóvenes, entre 18 y 23 años podrán votar en estas elecciones municipales. Comparto el lamento por dichas cifras, pero hay que aclarar que se ha dejado de lado a la gente y a los jóvenes. Esto lleva a la gran desafección política imperante en nuestro país, con casi dos y medio millones de jóvenes que no están inscritos en los registros electorales, pues al no ser considerados de forma constante en los “planes políticos de los políticos”, se genera una carencia de identificación con lo cívico.

Pese a los discursos públicos, veo a diario que no existe un real interés por parte de la Alianza ni de la Concertación, para modificar el sistema binominal, posibilitar el voto de chilenos en el extranjero sin restricciones o la inscripción automática y el voto voluntario. Con esta seguidilla de “buenas intenciones” de la clase política de no hacer nada al respecto, cada día que pasa, se siguen construyendo distancias de exclusión. ¿De qué tienen miedo? ¿Qué la gente pueda manifestarse en la urnas? ¿Perder el poder?

El voto debe ser voluntario para todos los chilenos, porque es un acto consciente de adhesión y respaldo a una persona (candidato) que decide retribuir a su comunidad, experiencias, proyectos y soluciones a los problemas.

Soy testigo de constantes cálculos electorales, si conviene o no hacer tal cosa, de aceptar órdenes de partido y de que alguien te financie la campaña. Como niñitos de jardín que caminan de la mano. La clase política, siempre actúa bajo una lógica de polaridad y exclusión, despreciando a quienes desean entrar al grupúsculo del poder.

Debemos permitir a los compatriotas residentes en el extranjero, votar para las elecciones, ya que el sufragio de los ciudadanos chilenos, es un derecho que tenemos que consolidar. Debemos buscar transversalidad de todos los grupos durante estos procesos, dejando en el pasado, los discursos politiqueros donde prima una visión obsoleta, oscura y de desprestigio constante.

La comunidad está cansada de arreglines entre cuatro paredes, candidatos que se eligen en Santiago, que se suben y los bajan, promesas que no cumplen, descalificaciones personales, farandulización de los políticos, mala gestión, irregularidades o delitos, acuerdos con la palabra empeñada que al día siguiente se borran con el codo y, si a esto le sumamos que candidatos se molestan con militantes que votan en contra de lo que ha determinado el partido o se obligue a la gente a votar, lleva a un verdadero desastre.

Los candidatos tienen que esforzarse por tratar de conseguir el cariño y adhesión ciudadana, desatarse de las órdenes de partido, extirpando la pelea corta y la miseria humana, que se instaló hace muchos años, en la política nacional.

1 comentarios:

Daniel dijo...

Señor Cantero: Me parece de pésimo gusto que ud trate de sacar provecho politico de una situación en la cual, escuchando el audio completo se puede constatar que la alumna que ud tanto apoya, le falta el respeto a un profesor con una impecable trayectoria en esta ciudad.

¿Sabe acaso usted lo que es ser profesor hoy?
¿lo que tienen que soportar los docentes?
¿los salarios que perciben?
Seguramente no tiene idea, con su dieta parlamentaria vive otra realidad.

No saque provecho político de esto, que de libertad de prensa, se transformo en libertinaje de prensa, hoy de todo se hace un circo y un reality.
Si los profesores no son respetados y los alumnos hacen lo que quieran que queda?? una anarquía absoluta...