DEBUT Y DESPEDIDA

jueves, mayo 22, 2008

El mensaje que entregó al país la Presidenta Michelle Bachelet, fue ponderado, tranquilo y convocante. Llamando a la unidad a todos los sectores políticos. Hubo menciones destacables como la búsqueda de una mayor equidad, para acortar las distancias entre los que más tienen y los que menos poseen. Aspecto que apoyo y respaldo absolutamente.

También apoyo firmemente, el aporte de entregar becas a los puntajes más altos de la PSU en regiones, como también el compromiso adquirido de aumentar las becas para 10 mil alumnos de liceos municipales y la PSU gratuita para miles de jóvenes de liceos y colegios públicos.

Es bueno el anuncio por seis mil millones de dólares, para los mejores alumnos universitarios que deseen seguir estudios de postgrado en el extranjero, como también alianzas con otros países y aportes para los estudiantes de nivel técnico que quieran estudiar afuera.

Pero noté algo en este discurso, en el ámbito de asumir un compromiso con la regionalización y descentralización. Esfuerzos e intenciones de apurar los estudios que permitan sacar adelante los hospitales de Antofagasta, Tocopilla y Calama. Proyectos tan anhelados por miles de personas que han visto deteriorada su salud y el olvido por estos grandes centros asistenciales, durante tantos años. Pero les recuerdo, que es la misma promesa de otros tantos años.

No logro vislumbrar una cuenta de gestión de lo que se ha hecho hasta ahora, asumiendo los actos de corrupción y las irregularidades en la administración pública. Ni tampoco existen plazos para concretar lo anunciado. Entonces. ¡Qué puedo esperar como senador! ¿Creer? ¿No creer? ¿Confiar? ¿No confiar? ¡Hemos visto tantos ofertones de campaña durante tantos mensajes presidenciales! que es difícil asumir una postura de tranquilidad para lo que se ha prometido.

Lo más lamentable es que no hubo palabras y medidas para referirse a la escasez y altos precios de los alimentos, o las constantes alzas de los combustibles, la nula construcción de carreteras, reparación de calles avenidas y tantos otros problemas sociales que vivimos en nuestra región.

Nuestras arcas fiscales están llenas de millones de dólares y no se sabe cómo, cuando ni en qué invertir esta plata. Estamos ahorrando por ahorrar.

Los Ángeles Negros decían: “soy un contrato que se archiva, una noche de debut y despedida”. Espero que se cumpla al menos, la mitad de lo que se ofreció, porque el cielo sigue estando plagado de buenas intenciones.

0 comentarios: