HABEMUS PRESIDENTE

lunes, marzo 17, 2008

Muchos personeros de gobierno y parlamentarios de la concertación, han acusado a los senadores independientes, de atentar contra los acuerdos de las grandes mayorías políticas. Nos han acusado de tránsfugas, rebeldes, liberales, de encabezar mayorías espurias, de retroceder en un proceso democrático, que no damos garantías en nuestro comportamiento y menos gobernabilidad. ¡Qué equivocados se muestran y cuan descomunal atentado al respeto a los chilenos!

Lloran como niños malcriados, tras quedar sin presencia en la mesa por primera vez en 18 años, reaccionando de manera histérica, descontrolada, avallasadora, torpe e intolerante. Sólo ellos creen tener derecho de administrar el poder.


Estos personajes son los mismos que hablan de democracia, de acuerdos transversales, de modificar el sistema binomial para que ingresen a los cargos públicos las minorías políticas. Ellos son los que quieren abrir espacios para el Partido Comunista, los ecologistas. humanistas y medioambientalistas. Los que se llenan la boca con un gobierno ciudadano, pero sin participación de la gente.


Somos testigos de un momento histórico, porque un grupo de senadores, en realidad lo que han hecho, es constituir una nueva mayoría en el Senado, que será un preámbulo de próximas elecciones democráticas. La motivación que llevó a gente y vertientes tan diversas con Allende en el caso Fernando Flores, de Pinochet en mi caso, del centro y la visión cristiana de Adolfo Zaldívar y el concepto de independientes y regionalistas en Carlos Bianchi, es propicia porque convergen distintas ideas y propuestas y entendemos que en Chile, hay que renovar a la política dejando de lado lo que nos pudiera separar.


Hemos provocado un cambio y esto se debe exclusivamente a nosotros. Hemos sacado el eje bilateral Alianza –Concertación, emergiendo una poderosa fuerza de centro, donde no sólo actúan los políticos, sino también, la sociedad civil, los independientes, regionalistas y todas aquellas personas sin representación y sin voz en las grandes decisiones.


La política no se renueva cuando se mantienen las certidumbres o cuando se está dentro de estructuras en las que personas se encuentran muy cómodas o “acomodadas”. Es la incertidumbre la que genera los cambios. Camino elegido por nosotros.


En nuestro trabajo siempre va a estar presente el interés superior de Chile y, especialmente, el interés de los chilenos, porque la gente ya no soporta este centralismo de la política. Los mismos que deciden todo en cuatro paredes. Es tan importante que surjan nuevas voces, nuevos rostros y eso es lo que la gente quiere de una vez por todas. El pequeño club del poder, debe entender que millones de chilenos están molestos y disconformes, porque sienten la inequidad, desigualdad, falta de oportunidades y censurados en sus legítimas demandas.

0 comentarios: