“PARA HABLAR Y COMER PESCADO…”

viernes, agosto 10, 2007

La Presidenta Michelle Bachelet dijo compartir la visión de Monseñor Alejandro Goic, quien sugería un sueldo mínimo ético de 250 mil pesos. “La desigualdad extrema es una vergüenza inaceptable” sostuvo la Presidenta en un discurso. Pero cree usted que a la Presidenta le dará vergüenza las más de 70 mil personas vinculadas al Estado (administración pública) que están a honorarios. Familias completas que no puedan acceder a derechos como las vacaciones o las licencias médicas. Trabajadores y funcionarios que llevan diez, quince y hasta veinte años bajo este sistema, que han vivido en carne propia la incertidumbre de no saber si el mes que viene seguirán en sus trabajos. La enorme cantidad de trabajadores de empresas subcontratistas, principalmente de Codelco que desarrollan las mismas labores que los de planta, y que en cambio reciben migajas como sueldo, con grandes problemas de higiene y seguridad. Y que para ser escuchados deben protestar.

Y qué pasa con los funcionarios de la Salud, los municipales, los profesores, los codocentes y tantos otros, que llevan esperando largos años para tratar de ver una luz en la mejora de sus sueldos.

Sólo con una voluntad política real y de fondo en cómo buscar soluciones, a las tremendas desigualdades que tenemos en Chile, podremos avanzar en algo. Este es el tema central que los chilenos quieren que respondamos. Cómo vamos a arreglar el problema de la salud, como me va a permitir que yo eduque a mis hijos, como me va permitir estabilidad en los empleos o mejores niveles de remuneraciones. No puede ser que mientras los grandes ejecutivos, empresarios, Ministros, Senadores (y me incluyo, claro que algunos no pagan a personas que los asesoren en diversas materias), Diputados, Jueces, Directores y representantes de todas las empresas del Estado, ganemos varios millones; usted me tenga con un sueldo mínimo de 144 lucas, dígame ¿cómo me va a solucionar estos problemas? Esas son las cosas que la gente quiere que le respondamos y nosotros no estamos dando solución a esas interrogantes.

Pero le recuerdo que son las mismas personas que se encontraban en la otra trinchera, cuando aún no llegaban al poder, rasgaban vestiduras a favor de los trabajadores y funcionarios ligados al Estado, pero desde el año 90 donde ocupan los cargos más importantes que puede tener un país, sostienen que se ha avanzado, cuando en realidad, no se ha hecho lo justo y lo mínimo para revertir tales injusticias e inequidades y devolver algo de tranquilidad para tener un sueldo justo.

Lagos decía: “Crecer con igualdad” y ¿quien creció? Sólo los grandes consorcios empresariales que se ganaron proyectos del Estado y el afecto de un ex presidente, que sólo será recordado porque alguna vez levantó un dedo. O Frei que se hizo conocido por sus largos viajes al extranjero y ahora Bachelet, que trata en algo de ordenar la casa de Gobierno. Por eso cuando chico mi abuelita siempre me decía: “Para hablar y comer pescado, hay que tener mucho cuidado”.

0 comentarios: