“EN MEJILLONES YO TUVE UN AMOR”

lunes, junio 04, 2007

En 1997 el Gobierno, en acuerdo con las autoridades regionales y locales, decidió impulsar el desarrollo de un nuevo puerto en Mejillones, por las excepcionales condiciones: amplitud de la bahía, profundidad y protección de las aguas ante oleajes, corrientes o vientos moderados, además de amplios terrenos que permitían el desarrollo portuario-industrial. Para ello se definió un área costera reservada, de 12 kilómetros de extensión, modificándose, en el año 2000, el Plan Regulador de Mejillones, para establecer las áreas portuario-industriales y las de expansión urbana.

En 1998 el Complejo Portuario de Mejillones, encargado de llevar a cabo el proyecto bajo el modelo de puerto privado, suscribió un convenio con el Ministerio de Bienes Nacionales para asegurar la disponibilidad de los terrenos en una extensión cercana a las cinco mil hectáreas.

El año pasado surgieron tres proyectos vinculados a la generación eléctrica que manifestaron interés por localizarse dentro del área. Dos de ellas corresponden a centrales termoeléctricas a carbón (BHP y NORGENER) y la otra, para las centrales ya existentes (Suez- Gas Atacama).

El Plan Maestro contempla dos terminales. Uno para graneles líquidos y otro para graneles sólidos. No están previstos más terminales de este tipo en el área costera reservada, porque el desarrollo de los terminales para contenedores del Plan Maestro, que son la esencia del proyecto, lo impide. A pesar de esto, las empresas han solicitado a Bienes Nacionales la adquisición de los terrenos necesarios para instalar plantas industriales y muelles graneleros, basado en la entrega directa mediante una concesión onerosa.

Por esto es que manifiesto mi preocupación respecto de la real capacidad de preservar las condiciones para el desarrollo portuario, hasta el punto que su aplicación, podría hacer imposible la materialización futura de los terminales para contenedores previstos en el Plan Maestro Portuario. Con ello, el país perdería en forma irreversible, este recurso estratégico, quedando excluido de la posibilidad de contar con un puerto pivote de jerarquía internacional, que compite con los grandes puertos del mundo.

He sugerido a las autoridades pertinentes, suspender todo proceso administrativo que pueda redundar en la enajenación, entrega o gravamen a cualquier título de terrenos, mientras no se haya despejado toda duda razonable en cuanto a su eventual impacto negativo sobre el desarrollo del Complejo Portuario y que en cumplimiento de una Política de Estado, los terrenos se habían previamente reservado por el Ministerio de Bienes Nacionales a favor de la empresa estatal y no para otras empresas privadas.

El éxito del proyecto, debe constituir una máxima fundamental y ordenadora para todos los entes públicos, quienes deben realizar todo lo que esté a su alcance, para contribuir a su adecuada implementación, evitando cualquier acto que pueda colocar dicho proyecto en riesgo.

Las experiencias internacionales demuestran que el desarrollo exitoso de un proyecto portuario de estas proporciones exige una cuidadosa planificación y una prolija coordinación entre todos los servicios públicos involucrados, así como entre el Estado en su conjunto, la comunidad local y los agentes privados relevantes.

1 comentarios:

no dijo...

hola soy marcos cantero y quiero armar el arbol genealogico de los cantero y usted puede estar incluido