CHILE ES TODO CHILE

sábado, abril 21, 2007

El gran encuentro de la II Cumbre de las Regiones en Valparaíso que organizamos junto al Consejo Nacional para la Regionalización y Descentralización (Conarede) y que reunió a representantes de entidades públicas, privadas, del mundo político, universitario, social y gremial, me hizo reflexionar con respecto a qué específicamente necesitamos las regiones, para salir adelante.

Sin duda, conseguir que la Presidenta Michelle Bachelet, nos apoyara con un proyecto que contiene dos indicaciones sustitutivas a la reforma constitucional, relativa a las elecciones directas de los consejeros regionales y a las transferencias de competencias hacia los gobiernos regionales, es un paso muy importante, pero aún falta mucho camino por andar.

La elección popular de los Consejeros Regionales debe ir acompañado de un desarrollo armónico de las regiones, por que si no existe, una potenciación de la caja del tesoro público de los gobiernos regionales y comunales, si las decisiones de comprar un lápiz, pavimentar una calle o construir un hospital se siguen tomando en Santiago o los recursos que se gastan en la capital los tienen que seguir subvencionando los pobladores más humildes de las regiones, no veo un avance real y sustantivo en la descentralización del país. Lo que deseamos es que se empodere a los organismos intermedios de la sociedad civil. Mirar hacia un sistema político de democracia real de participación en la que se vigorice el carácter subsidiario del Estado y afrontar el problema que tenemos las regiones donde no podemos competir en un mundo globalizado, sino instalamos inteligencia competitiva en nuestros territorios y, principalmente, sino somos capaces de establecer regulaciones que desconcentren económicamente al país.

Llamar a las regiones por su nombre y no por su número, es una cosa muy importante, pero es un asunto de forma y no de fondo. Porqué los pobladores en Ollagüe, donde no existen micros, o en María Elena, Mejillones, Sierra Gorda, Taltal y San Pedro de Atacama, donde la gente camina diariamente rumbo a la escuela, al trabajo o a sus hogares, deben financiar un plan de transporte público que ha sido un fracaso y que devela una de las crisis más notables del centralismo. Basta, a nosotros siempre nos ha tocado bailar con la fea.

Nuestro proyecto de regionalización y descentralización, ha ganado una enorme adhesión ciudadana en las regiones y comunas. Esto se ha debido a una conciencia más difundida sobre las desigualdades sociales y territoriales que trae consigo la poderosa concentración económica, política, social y cultural de la capital, la cual mantiene a los pobladores de las regiones en una situación desmejorada y bajo una segunda categoría de ciudadano. La evidencia indica que todos los esfuerzos que han realizado los gobiernos nacionales por descentralizar han sido insuficientes y un fracaso para resolver esta grave anomalía que aqueja históricamente al país.

En esta Cumbre se ha recordado que el 70% de la inversión que se materializa en el país proviene del sector privado, en consecuencia no podrá haber un proyecto de descentralización y desarrollo regional con real efectividad si en su base no se integra el aporte decisivo del Estado a través del Gobierno.

0 comentarios: