NIÑ@S ESPECIALES: MÁS Y MEJOR EDUCACIÓN

viernes, noviembre 03, 2006

La educación especial diferencial en Chile está esperando hace mucho tiempo, el poder contar con el apoyo concreto de financiamiento, dignidad y responsabilidad social que involucra la educación para niños discapacitados. Por esto se replanteó por la Subvención de Educación Especial y de Necesidades Educativas Especiales de Carácter Transitorio, que beneficiará a niños y jóvenes con necesidades educativas de niveles prebásico, básico y medio.

Logramos aumentar la subvención por alumno de 98 mil a 157 mil pesos, a quienes estén en jornada completa y de 78 mil a 97 mil, a los que estén en media jornada. Además se amplió el número de beneficiarios, incluyendo a alumnos con disfasia severa, trastornos autistas, discapacidad intelectual severa, discapacidad visual, auditiva o multidéficit.

El proyecto enviado por el gobierno, era bastante restrictivo en relación a la definición de las necesidades educativas especiales, ya que pretendía que el reglamento, determinara a cuál de los distintos trastornos se le otorgaría este beneficio. No estuve de acuerdo con lo que pretendió hacer el Ejecutivo en la Comisión de Hacienda, al introducir una indicación que, si bien consideraba el déficit atencional y los trastornos específicos, se refería sólo a aquellos casos calificados de graves o severos. Creí considerar, a todo evento, el déficit atencional y los trastornos específicos del lenguaje y aprendizaje.

Existe la necesidad de perfeccionar y definir con claridad cómo y quienes serán los encargados de calificar a los menores que sufran trastornos de lenguaje, para los efectos de entregar las subvenciones, esto, por el significativo incremento que han tenido los establecimientos dedicados a atender estos problemas, cuyo diagnóstico y alta médica son complejos de diagnosticar. Por lo mismo y conscientes de que esto se pudo haber prestado para abusos, la Comisión de Educación analizó en profundidad el caso de las escuelas de lenguaje, estableciendo filtros para que realmente los niños con problemas de lenguaje puedan acceder, pero por otra parte, frenar el abuso.

Establecimos sanciones a la escuela, a la que se le quita la subvención y se le aplican los contenidos del artículo 50 de la Ley de Subvenciones, y también una sanción al profesional, al que se inhabilita sacándolo del registro, existiendo la posibilidad de perseguir las responsabilidades judiciales civiles o penales.

Es necesario que los niños y jóvenes con discapacidad no sólo cuenten con la posibilidad de educarse en escuelas especiales, sino que también es necesario que se les de la posibilidad de poder ingresar al mundo laboral, ya sea estableciendo un porcentaje de los cargos que se llaman a concurso en la Administración Pública, o una subvención para capacitación laboral o más fácil aún, que las empresas ejerzan realmente su responsabilidad social corporativa.

Pero ¿que pasa en localidades o comunas rurales, donde no existen escuelas especiales?. Los padres no pueden enviar a sus hijos a estudiar, por eso es importante disponer de una subvención especial para crear internados o centros donde puedan permanecer los jóvenes o niños con discapacidad, para que avancen en el proceso educativo y sus padres puedan estar más tranquilos y así insertarse en el mercado laboral sin la angustia de tener que dejarlos solos.

1 comentarios:

carmen dijo...

que sorpresa me he llevado al leer este articulo ! mi hijo tiene disfasia y no sabe ud. todos los problemas, dificultades, discriminaciones e ignorancias que los padres debemos manejar dia a dia. si bien su articulo habla sobre las subenciones me he encontrado con muchas sorpresas del ministerio de educacion... desde querer cerrar las escuelas de lenguaje hasta ubicar los diagnosticos en decretos equivocados!..Ademas.. que decir de los Proyectos de Integracion, muy buena idea pero en la practica no funcionan para lo que fueron creados pero, no hay alternativa...es a lo que podemos echar mano los padres que tenemos niños con necesidades especiales..