VIOLENCIA ESCOLAR: ESPEJO DE LA SOCIEDAD

jueves, noviembre 30, 2006

La violencia se puede definir como una modalidad cultural, conformada por conductas destinadas a obtener control y dominación sobre otras personas. La violencia opera mediante el uso de acciones que ocasionan daño o perjuicio físico, psicológico o de cualquier otra índole, incluso la violencia por omisión. La violencia se ha constituido en un objeto cultural, en un patrimonio de nuestra especie y en un blanco de nuestras obsesiones intelectuales.

El problema de la violencia escolar no se agota en la escuela, sino que representa una arista de la violencia en la sociedad en su conjunto. La escuela es un espejo y un amplificador de la realidad social para nuestra vida cotidiana. No está ajena y es parte constituyente de los espacios e instituciones que nos hemos forjado.

La violencia se ha ido legitimizando en las relaciones sociales, estableciendo nuevos modos de enfrentar conflictos de convivencia a nivel social, comunitario, familiar e interpersonal y, este aprendizaje de la violencia, comienza muy temprano, cuando los niños aprenden a diferenciar entre las conductas violentas de los modelos simbólicos y de los modelos reales. Esto les permite trazar una nítida línea divisoria entre ficción y realidad. Este aprendizaje se rompe cuando el niño vive en medios de gran densidad de situaciones violentas y superpone lo que observa en la realidad con los modelos simbólicos.

El desafío es lograr que la violencia sea percibida como un problema y no como una solución a los conflictos, ya que se necesita que las personas logren un entendimiento de la violencia como espacio de construcción de alternativas de convivencia social pacíficas. Estas condiciones tienen que ver con poner en práctica, nuevos ejercicios de poder, tales como la coparticipación, la colaboración mutua, la democracia directa, el trabajo en equipo, etc.

En la historia de la pedagogía existen evidencias de que, el acto educativo que valoramos como transmisión cultural, tiene altos grados de violencia. Los contextos históricos sociales en los que se desarrolla la educación formal, son factores relevantes para definir un mayor o menor grado de utilización de la violencia como método.

La sociedad del conocimiento requiere de inteligencia social para su reproducción y la educación de ciudadanos íntegros. La constitución de normas de convivencia tiene que tomar en cuenta los entornos involucrados donde la escuela es uno de los actores presentes junto a las instituciones sociales, la familia y la comunidad.

Para esto se necesita que los profesores adopten un nuevo rol, un rol que necesita de la participación, creatividad y adaptación de los propios afectados. También se observan cambios profundos en la familia, en sus composiciones y comportamientos, lo que exige otros modos de racionamiento entre escuela y comunidad. Las crisis en la familia moderna no esta ajena a la vida de los propios docentes por lo que su abstracción y adjudicación exclusiva a los estudiantes, impide un aquilatamiento real de los posibles caminos de alianzas y trabajos colaborativos con ese mundo.

Las nuevas generaciones que copan las salas de clases, no sólo pertenecen a un mundo demográfico estadístico, sino que representan la sustentabilidad de nuestros destinos colectivos.

Creo que se debe intervenir en las escuelas considerando la noción de sociedad educativa, una sociedad que se hace responsable junto a los educadores de la formación y la educación. Esta responsabilidad no se plasma sólo en la mantención de las escuelas, sino en la recuperación y construcción de espacios educativos diversos que enriquezcan la vida social, dándoles un rol al sistema escolar como escenario.

Algunos factores de riesgo en la convivencia escolar están presentes en la discriminación en cuanto al trato recibido por parte de los profesores, disparidad de criterios en la aplicación de normas, presencia de favoritismos, bajo interés en los estudios y participación del alumnado y poca consideración de sus opiniones para resolver problemas.

Intervenir en violencia escolar implica intervenir a nivel del reconocimiento, de la imagen. La violencia en las escuelas parece ir más allá de la sintomatología evidente del acto violento. La escuela parece no estar cumpliendo el rol de apertura, sino que esta perdiendo el estatus de guía a la hora de reconducir estos reconocimientos hacia formas no violentas de socialización.

WORKING HOLIDAYS: TRABAJO Y VACACIONES EN NUEVA ZELANDA PARA JÓVENES CHILENOS

miércoles, noviembre 29, 2006

Mil jóvenes chilenos podrán postular al Programa "Working and Holidays" (Trabajo y vacaciones) que impulsan los Gobiernos de Chile y Nueva Zelanda.

Esta iniciativa la pude comprobar, como integrante de la comitiva Presidencial que visitó el país asiático, ocasión en que compartí con cientos de jóvenes chilenos que postularon a este programa como una forma conocer, aprender, trabajar y disfrutar de la cultura neozelandesa.

Pero esta idea tiene ya varios años y fue firmado el 2001 y a medida que Nueva Zelanda ha abierto plazas se han ido cubriendo por jóvenes chilenos. Al comienzo de esta iniciativa fueron sólo 200 cupos, ampliándose a 400 en el 2004, y a 500 en 2005. Y este año, mediante un convenio establecido por el Gobierno de Chile y Nueva Zelanda, se ha incrementado a mil las plazas para jóvenes.

Lo importante de esto es que los jóvenes que participan de este programa, han experimentado grandes cambios culturales que ha abierto un horizonte nuevo, donde ellos mismos han podido comprobar la importancia que reviste este tipo de iniciativas.

Working and Holidays tiene como propósito principal el promover el turismo. Para ello, la visa entrega la posibilidad de trabajar por períodos cortos de tiempo, para que los viajeros obtengan financiamiento extra para su estadía. Sin embargo, la obtención de la visa no es garantía de trabajo.

Acá les dejo algo de información si quieren postular

VISA
Los cupos otorgados son por orden de llegada y sólo serán seleccionadas las postulaciones completas. Este programa está dirigido a ciudadanos chilenos de entre 18 y 30 años de edad (ambas edades incluidas), sin excepción. Se puede postular sólo una vez y la duración de esta visa es de 12 meses como máximo, sin posibilidades de extensión o renovación.

Durante ese año de estadía en Nueva Zelanda se puede trabajar a medio tiempo o a tiempo completo, pero por un período máximo de 3 meses para un mismo empleador. Con esta visa también se puede estudiar, por un máximo de tres meses, sin necesidad de cambiar el tipo de visa. Los programas de estudio que duren más de ese tiempo requieren visa de estudiante. En caso de parejas casadas, ambos deben postular en forma independiente y acreditar los montos requeridos de forma individual. No pueden viajar acompañados de niños.

REQUISITOS
Los requisitos para postular al programa “Working Holidays” son completar un formulario, adjuntar una fotografía tamaño pasaporte reciente con el nombre escrito al reverso. La fotografía debe estar pegada al formulario. Pasaporte original y válido por todo el período de estadía en Nueva Zelanda. Debe tener una validez mínima de dos años y de formato con código de barras (no escrito a mano). Las fotocopias del pasaporte no serán aceptadas. Solvencia económica mínima equivalente a US$ 5.500.

Este monto es suficiente para cubrir como mínimo el pasaje ida y vuelta abierto por un año. Además de los gastos de alojamiento, comida y gastos personales. Los postulantes que financien su viaje con fondos propios, pueden presentar uno o varios documentos que demuestren la situación económica de los tres últimos meses: Cheques viajeros, Estados de cuenta de tarjetas de crédito, Cartolas bancarias de su Cuenta Corriente, Copias legalizadas de Depósitos a Plazo, Fondos Mutuos o Cuentas de ahorro. Si el financiamiento proviene de un familiar directo, el auspiciador debe completar el formulario de “Respaldo económico” y demostrar los fondos disponibles. En este caso, sólo se aceptarán auspicios de padres, hermanos, abuelos y esposos.

El costo de la postulación es de 40 mil pesos. Sólo se aceptarán cheques nominativos y cruzados a nombre de la Embajada de Nueva Zelanda. Todos los postulantes deben incluir además un courier prepagado o un cheque aparte por cinco mil pesos para cubrir los costos de devolución. No se acepta efectivo ni pago con tarjeta de crédito.

REQUISITOS MÉDICOS
Cualquier persona que tenga la intención de permanecer en Nueva Zelanda por menos de seis meses, no requiere presentar ningún tipo de certificado médico. Los que permanezcan por más de seis meses deberán presentar obligatoriamente el examen de Tuberculosis X-Ray. Los resultados de ambos formularios médicos no deben tener una antigüedad superior tres meses al momento de postular.

Estos formularios deben ser completados por médicos autorizados por el Servicio de Inmigración de Nueva Zelanda.

Desde la fecha de recepción de los documentos, el proceso puede demorar entre 15-30 días hábiles, siempre y cuando todos los documentos se hayan recibido conforme. Si faltan antecedentes, la Embajada se comunicará con los interesados.

Para mayor información, consultar vía mail a visas@nzembassy.cl o en la página web de la Embajada http://www.nzembassy.cl/ o a través de mi página http://www.cantero.cl/ donde puse un pop-up con un lik con toda la información necesaria.

¡Que les vaya bien en Nueva Zelanda! y Carpe Diem

TELEVISIÓN DIGITAL: ¿MEJOR TV?

viernes, noviembre 17, 2006


Antes de fin de año, Chile deberá tomar la determinación de elegir el formato técnico que regirá a la señal televisiva, (norteamericana, europea o japonesa). Este apagón digital, consistirá en un período en que la población cambie sus receptores análogos, con el alto riesgo de que el millón de personas que han adquirido un televisor de plasma o lcd, se queden obsoletos, tras la puesta en marcha de la nueva modalidad.

Pero ¿qué significa esto? ¿televisión con mayor contenido?. Eso está por verse, pero en lo que si estoy seguro, es que será segmentada y con una variedad de frecuencias similar al TV cable o a la satelital, pero gratis y bajo la frecuencia televisiva abierta. Una oportunidad para todos y no sólo para quienes pueden pagar un servicio televisivo privado. Sin duda habrá una disminución de la brecha digital y tecnológica, que permite a las generaciones más adultas, poder a través del control remoto de su receptor, usar la interactividad que ofrece esta nueva tecnología.

La otra será una diversificación del contenido programático de la televisión chilena, hasta ahora concentrada en un pocos canales cuya oferta es muy similar. La implementación de un método digital permitirá que la oferta de siete canales de televisión abierta actualmente en funcionamiento, aumente a 48 señales, que generarán una rotativa de contenidos más amplia.
Pero el gran desafío para mejorar la televisión en Chile, son sus contenidos que a diario llegan a miles de familias en todo el país. Y esto se debe a la baja calidad y mediocridad de sus programas, que no aportan al bien común, ni tampoco a los valores que les debemos entregar a nuestros hijos. Sin embargo, ampliando este espectro, permitirá que el pluralismo y la diversidad se expresen de manera explicita para que la población pueda elegir los contenidos que quiere ver y no estar obligados a someterse a la moda televisiva del momento.
Así como en el espacio físico se exige que la interacción y la convivencia se orienten en función de criterios de democracia, hay otro espacio donde no existe ni la más mínima orientación democrática y es en el ámbito de la televisión. Porque allí la existencia o no existencia depende del interés comercial, del interés editorial o del interés político del dueño o del editor del medio. Ahí sólo tiene espacio quien es funcional a esa línea y desaparece el que no se enmarca dentro de ella.

Eso me parece muy relevante porque, efectivamente, lo que enseñan Piaget y Vigodsky es que el individuo entiende, aprende y percibe en función referencial con su entorno. Así, un niño criado en un ambiente de violencia, de vulgaridad, de excesivo erotismo, en su mapa o estructura mental entiende que ése es su entorno.

En Chile no sólo se está viviendo la brecha digital, o sea, la del uso o no de Internet, igualmente existe la brecha mediática, es decir, los sectores más acomodados pueden acceder a una mejor oferta televisiva, a programas más educativos, de contenido más rico; y la gente más humilde, más pobre, a una televisión de mala calidad, de malos contenidos y que, en definitiva, proyecta una serie de antivalores.
En la Internet, sin embargo, la situación es la inversa. Hay multiplicidad de espacios y de oportunidades para que cada individuo participe y pueda interactuar con otros con entera democracia. Esto no ocurre en el mundo mediático.

En otras épocas, en particular en la era agraria o en la sociedad industrial, el mapa mental del sujeto, su formación, su estructura cognitiva, dependían fundamentalmente de lo que escuchaba, y en instancias posteriores, de lo que leía. Hoy, las personas, desarrollan su mapa cognitivo en función de múltiples elementos que son parte de un metalenguaje que cada día converge con mayor velocidad hacia la expresión del video, el audio y los datos, (vistos en su conjunto, en un sólo espacio, en una sola dimensión, que es el mundo digital).

En consecuencia, siguiendo la lógica de los psicopedagógos, el mapa mental de las nuevas generaciones efectivamente da cuenta de la falta de capacidad para leer en forma adecuada. Y pronto, en muy pocos años, vamos a percibir con claridad –y los actuales estudios ya muestran que nuestros niños, jóvenes y adultos no entienden siquiera las indicaciones de una receta para preparar una mamadera-, porque existen ­dificultades de orden lingüístico. La semántica está cambiando, producto de esta revolución y de la inadecuada comprensión de esos problemas. Por tanto, se produce allí una falencia en el mapa mental de los individuos que me parece relevante destacar.

Las políticas públicas no pueden permanecer ajenas a tales situaciones, pues, sin duda, el relativismo ético y el relativismo valórico, comienzan a ejercer presión sobre la estructura de los sujetos y a marcar tendencias bastante preocupantes.

En el ámbito educacional, suscita gran inquietud la violencia al interior de los establecimientos. Me pregunto: ¿qué sorpresa puede haber en ello si la estructura mental del individuo y su marco referencial con el entorno configuran una relación de exacerbada violencia?

Y la cultura light, la falta de espacios -que la gente, por fortuna, ya está reclamando en encuestas de opinión o en la misma calle-, son, asimismo, aspectos dignos de ser considerados.

Otro tanto ocurre con el vocabulario. Basta leer hoy las interacciones en los apuntes de nuestros jóvenes para comprobar que existe un desarrollo semántico enteramente nuevo, incomprensible para la gente formada en la sociedad industrial, donde la interacción tenía una dimensión muy distinta. Por consiguiente, hay un enfoque semántico diferente por completo en la interacción gestual y comunicacional de los muchachos.

Otro elemento preocupante en el informe se refiere al tema de la sexualidad. En verdad, existe un relativismo ético que alcanza hasta a los canales de televisión que dicen tener una concepción religiosa, algunos incluso católicos. En ellos se exacerba el relativismo sexual, con un enfoque utilitario, con una visión degradada del ser humano que me llama la atención porque no guarda ninguna relación con la coherencia que se espera de canales con inspiración religiosa, en especial en la fe católica.

Por otra parte, la dimensión de las minorías étnicas constituye un problema que recurrentemente se plantea en los programas de televisión. Yo diría que se está llegando al extremo de sobredimensionarlas, de darles un protagonismo exagerado. Ya es habitual escuchar a personas que dicen: "¡Cómo es posible que el sector homosexual tenga una expresión tan profusa en los distintos espacios televisivos!", sin que ello, por cierto, envuelva una posición homofóbica. Simplemente, se trata de hacer notar una desproporción en el campo mediático que no se condice con la realidad. Cabe mencionar también la vulgaridad y el erotismo.

En fin, todos esos elementos merecen ser estudiados, en una interacción del mundo político con los técnicos y los académicos, para llegar a un análisis sistémico, integral, multidimensional, que permita sacar conclusiones relevantes y establecer proposiciones, acerca de cuál es la televisión que queremos.

La vivencia del individuo en el espacio mediático y también en el digital, está generando una situación que a corto plazo constituirá una cuestión de Estado y se expresará en la salud pública. El gran problema que se observa en la juventud y la infancia chilenas es el sedentarismo, el cual, a su turno, se traduce en obesidad. Y no es necesario ser muy versado en ese campo para entender que ambos factores generarán en muy pocos años, como expertos ya lo han consignado, enfermedades que surgen como consecuencia: las que tienen que ver en el ámbito físico y mental del individuo.

En algún instante el Parlamento, y en particular el Senado, deberá pronunciarse respecto de las mediciones de la programación televisiva: del people meter, y en especial del que se realiza on line y que va exacerbando, a veces, una expresión de la explotación de la vulgaridad o de algunos otros extremos, precisamente en función de la sintonía de cada uno de los canales.

Tres horas de televisión, promedio, en los hogares lo estimo un antecedente digno de tener en cuenta.

Es normal que los padres pasen fuera del hogar porque trabajan, porque intentan llevar el sustento, porque se esfuerzan por aportar a la economía de la familia. Y, en consecuencia, esos niños se hallan más abandonados a la suerte de lo que exhiba un espacio mediático.

Además, de alguna manera la situación expuesta se está expresando en la cultura organizacional que se observa en el país. Especialistas importantes, muy destacados incluso a nivel nacional y que son expertos en programación neurolingüística, en gestión del conocimiento, en cultura organizacional, como Humberto Maturana, Varela o el mismo Senador Fernando Flores, reiteradamente hacen referencia a esos aspectos en el sentido de que el individuo es lo que hace su entorno. Porque se halla inserto en un ethos, que es el entorno físico, cultural, emocional, etcétera. Ello, finalmente, es lo determinante de su ética. Y me parece que aquella que se está observando hoy al menos merece una reflexión estudio y análisis acabado del Parlamento.

NIÑ@S ESPECIALES: MÁS Y MEJOR EDUCACIÓN

viernes, noviembre 03, 2006

La educación especial diferencial en Chile está esperando hace mucho tiempo, el poder contar con el apoyo concreto de financiamiento, dignidad y responsabilidad social que involucra la educación para niños discapacitados. Por esto se replanteó por la Subvención de Educación Especial y de Necesidades Educativas Especiales de Carácter Transitorio, que beneficiará a niños y jóvenes con necesidades educativas de niveles prebásico, básico y medio.

Logramos aumentar la subvención por alumno de 98 mil a 157 mil pesos, a quienes estén en jornada completa y de 78 mil a 97 mil, a los que estén en media jornada. Además se amplió el número de beneficiarios, incluyendo a alumnos con disfasia severa, trastornos autistas, discapacidad intelectual severa, discapacidad visual, auditiva o multidéficit.

El proyecto enviado por el gobierno, era bastante restrictivo en relación a la definición de las necesidades educativas especiales, ya que pretendía que el reglamento, determinara a cuál de los distintos trastornos se le otorgaría este beneficio. No estuve de acuerdo con lo que pretendió hacer el Ejecutivo en la Comisión de Hacienda, al introducir una indicación que, si bien consideraba el déficit atencional y los trastornos específicos, se refería sólo a aquellos casos calificados de graves o severos. Creí considerar, a todo evento, el déficit atencional y los trastornos específicos del lenguaje y aprendizaje.

Existe la necesidad de perfeccionar y definir con claridad cómo y quienes serán los encargados de calificar a los menores que sufran trastornos de lenguaje, para los efectos de entregar las subvenciones, esto, por el significativo incremento que han tenido los establecimientos dedicados a atender estos problemas, cuyo diagnóstico y alta médica son complejos de diagnosticar. Por lo mismo y conscientes de que esto se pudo haber prestado para abusos, la Comisión de Educación analizó en profundidad el caso de las escuelas de lenguaje, estableciendo filtros para que realmente los niños con problemas de lenguaje puedan acceder, pero por otra parte, frenar el abuso.

Establecimos sanciones a la escuela, a la que se le quita la subvención y se le aplican los contenidos del artículo 50 de la Ley de Subvenciones, y también una sanción al profesional, al que se inhabilita sacándolo del registro, existiendo la posibilidad de perseguir las responsabilidades judiciales civiles o penales.

Es necesario que los niños y jóvenes con discapacidad no sólo cuenten con la posibilidad de educarse en escuelas especiales, sino que también es necesario que se les de la posibilidad de poder ingresar al mundo laboral, ya sea estableciendo un porcentaje de los cargos que se llaman a concurso en la Administración Pública, o una subvención para capacitación laboral o más fácil aún, que las empresas ejerzan realmente su responsabilidad social corporativa.

Pero ¿que pasa en localidades o comunas rurales, donde no existen escuelas especiales?. Los padres no pueden enviar a sus hijos a estudiar, por eso es importante disponer de una subvención especial para crear internados o centros donde puedan permanecer los jóvenes o niños con discapacidad, para que avancen en el proceso educativo y sus padres puedan estar más tranquilos y así insertarse en el mercado laboral sin la angustia de tener que dejarlos solos.