ASIMETRÍA DE LOS RECURSOS DE CAMPAÑA

martes, julio 25, 2006

La ciudadanía en su mapa mental nos ubica en un plano de proximidad con los grupos de interés económico, más cerca del poder del dinero que del poder popular. Ha sido un signo de la derecha a nivel mundial y un triunfo de la dialéctica de la izquierda. En todo caso, esto se ve reforzado en las campañas electorales cuando se verifica que algunos son receptores privilegiados de los fondos para las campañas políticas.

Renovación Nacional en esta materia ha vivido una dura realidad, paga todos los costos de esta situación y prácticamente no tiene beneficios, lo que se transforma en una grave desventaja, atendido el hecho evidente de las fuertes asimetrías en materia de financiamiento electoral.

Resulta de interés considerar una explicita aclaración en esta materia, tomar distancia de los grupos de presión económica, “es bueno para el alma y bueno para ganar apoyo electoral”. En esta materia parece propio recordar que frente al escenario de indiferencia y escaso apoyo, más vale estar distante que cerca, vale más ser temido que ignorado, lo que reditúa mucho más a la hora de las definiciones electorales.

En esto tenemos experiencia propia, asumir la iniciativa de impulsar un candidato del partido en la reciente elección presidencial nos significó altos costos políticos, un fuerte castigo en los apoyos de los mecenas de las campañas electorales, recibimos las andanadas externas de los poderes fácticos del sector y las críticas internas de quienes estaban por seguir la tesis del liderazgo natural. Los candidatos a diputados y senadores de RN enfrentamos el desafío electoral con una pobreza Franciscana, con muy escaso apoyo, se intentó estrangular nuestras campañas por la vía de los recursos financieros enfrentado una asimetría francamente escandalosa.

Sin embargo, siempre la moneda tiene dos caras, gozamos de total independencia política e hicimos un aprendizaje valioso, demostramos que un candidato con más dinero pero con un mensaje inadecuado pierde ante otro candidato pobre, pero con ideas fuerza potentes. Lo sustantivo son las ideas o propuestas que se exponen, el mensaje es más importante que los recursos de campaña.

En el caso de los procesos electorales el concepto general de la igualdad de oportunidades es más bien teórico; el principio de un voto igual y una voz igual para cada ciudadano y candidato en las elecciones, es de universal aceptación. Pero, esa aspiración choca con una realidad evidente, el dinero compra espacios en los medios y a mayor dinero en la mesa mayor es el espacio, discursos más largos y voces que se escuchan más fuerte.

La programación que se ve, lee y escucha es filtrado a través de las estructuras y afanes de un mercado comercial que como es lógico sirve a los intereses de sus dueños. Se desprende lógicamente que a mayor concentración de los recursos financieros de las campañas, mayores son las distorsiones producto de las economías de escala y menor es la equidad de la que gozan los candidatos, lo que en el caso de RN se ha transformado en una dura realidad que comprobamos en cada campaña.

0 comentarios: