PRECARIZACIÓN DEL TRABAJO

domingo, junio 18, 2006

La "Ley de Subcontratación" traerá nuevas exigencias de competitividad, tanto internas como externas, mediante los servicios que presten terceros y de mano de obra, para ciertas actividades menores, a través de un intermediario, bajo un proceso de contratos y subcontratos de determinadas etapas de cada obra.

Pero aún existe una figura ausente de este "empleador responsable" de dichas obras o de sus trabajadores. Responsabilidad en este encadenamiento entre la empresa mandante y las otras empresas en el cumplimiento de sus deberes y en el ejercicio de los derechos laborales de los trabajadores.

Hemos sido testigos de reiterados abusos laborales por parte de empresas privadas y estatales y de las propias instituciones de Gobierno. Como el caso de los subcontratistas de la minería, las temporeras, los trabajadores del petróleo, del salmón, los profesores o los empleados públicos, entre muchos otros.

Existen irregularidades, en materia de higiene, seguridad, sueldos, no pago de cotizaciones, proyección y estabilidad laboral y que en muchas ocasiones se manifiesta en condiciones infrahumanas de trabajo, creando trabajadores de "primera" y "segunda categoría"y que en definitiva, precariza la subcontratación.

Es decir, el trabajador que cumplía labores en un área en específico y que contaba con un contrato de trabajo y ciertas condiciones laborales y de seguridad e higiene, ahora es parte de una empresa subcontratista, donde cumple las mismas funciones, el mismo horario, pero no accede al mismo sueldo y a las condiciones apropiadas para desempeñarse adecuadamente en esa labor.

Es común ver a empresas, muchas de ellas con su casa matriz localizada fuera de la región o el país, que trabajan por etapas o proyectos, que traen trabajadores de otras regiones, pagando bajos sueldos, y perjudicando la mano de obra local, altamente calificada. Ydespués, estas mismas empresas, dejan en total abandono a estos trabajadores, causando un drama social y económico de gravedad, y por consiguiente el Estado se hace cargo de ellos.

Es el momento en que se compatibilice la entrada en vigencia de la Ley de Subcontratación, con una desrigidización laboral, que genere en las empresas competitividad y eficiencia, y en los trabajadores, nuevas oportunidades laborales y flexibilidad en el empleo. Esto debe ir acompañado de buenos sueldos y condiciones laborales que aseguren al trabajador estabilidad, proyección, seguridad y tranquilidad para él o ella y sus familias, lo que permitirá competir con éxito en la globalización.

Pero además existe un desafío para los trabajadores, que deben ejercer liderazgos criteriosos, que abran espacios a la participación y que canalicen y representen adecuadamente el interés de la propia empresa y de los trabajadores, por sobre intereses mezquinos y partidistas.

0 comentarios: