EL TRIUNFO DE LOS JÓVENES

viernes, junio 02, 2006

Las movilizaciones de los estudiantes de enseñanza media marcarán el surgimiento de una Nueva Sociedad Civil en Chile, esta generación de jóvenes han dado un ejemplo a nuestra sociedad, mostrando una ciudadanía organizada, actuando con firmeza, prudencia y moderación, en la defensa de sus argumentos.

Se ha roto la tendencia bipolar en la sociedad, que mantenía solo dos actores relevantes: el estado y el mercado. En Chile lo que había funcionado hasta ahora era un mercado extremadamente expandido y en el ámbito público, el Estado, reducido y esmirriado, ambos actores promoviendo una sociedad extremadamente mercantilizada. Lo que ha emergido, después de décadas sin expresarse, es una Sociedad Civil que se ha manifestado en la movilización, mostrando su frustración e insatisfacción social y económica.

Esta emergente Sociedad Civil se caracteriza por una juventud comprometida con sus ideales, firme en sus convicciones, capaz de movilizarse y poner en jaque a la institucionalidad, que muestra un nuevo enfoque político, de prescindencia partidista, que incluso limita con un cierto rechazo a la forma de gestión política de los partidos, esa especie de guerra de trincheras que ha caracterizado a la política nacional a lo largo de las últimas cinco décadas, su estilo es transversal, tolerante, valorando la diversidad, abriendo vocearías y oportunidades a los buenos dirigentes y liderazgos, por sobre sus eventuales militancias.

Los jóvenes están expresando la insatisfacción que se incuba en los hogares de las familias chilenas, que sienten la frustración de la mala distribución del ingreso, de la falta de igualdad en las oportunidades, de una sociedad poco solidaria, extremadamente agresiva y competitiva, de un Estado ineficiente y de un mercado hegemónico.

Son legítimas las aspiraciones de los estudiantes en el sentido de pedir al Estado que la PSU sea gratuita o escalonada de acuerdo a la condición socioeconómica, porque esto cautela la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos independiente de sus ingresos económicos para acceder a la educación superior, evitando que se constituya en una barrera de acceso.

Las escuelas que fueron el templo de la cultura, se han transformado en un gigantesco dormitorio, porque los alumnos se aburren y se duermen mentalmente, al no poder reaccionar a la lentitud del proceso educativo que están viviendo, porque hay un problema de tiempo, de metodología y de pedagogía que debe ser abordado en profundidad.

La sociedad debe promover una comunidad educativa que utilice constantemente las nuevas tecnologías de información y comunicación (TIC), las que deben ser implementada urgentemente al interior de los establecimientos educacionales, sino el proceso de generación de conocimiento, en nada se diferenciará de hace 100 años. El 30 por ciento del aprendizaje, lo hace el sistema educacional mientras que el 70 por ciento restante, lo hace el entorno desde donde el estudiante se desenvuelve, y en consecuencia, es muy importante, ir aprovechando las diversas potencialidades de los niños y jóvenes.

Actualmente se insiste que hay que apuntar a generar más y mejor conocimiento, competencias y contactos; y este conocimiento debe ser enfocado más bien, a cómo buscarlo, dónde encontrarlo, como discernir si sirve o no y cómo emplearlo, porque hoy, el avance de la tecnología no consiste en tener más computadores, sino más bien, al proceso educativo que se sigue y cómo se hace. La virtualidad y los sistemas multimediales tienen miles de alternativas de acceder al conocimiento. La nueva utopía es permitir el acceso de toda la sociedad al mundo digital, a la cultura de la internet, a la banda ancha, desafío que debe orientar la acción de la política y de los políticos en la administración del Estado y en la gestión parlamentaria.

En materia educacional las notas o calificaciones no deben tener un carácter tan individualista, y deben promover algunas competencias como la asociatividad, el respeto, la tolerancia y el espíritu solidario al momento de una evaluación. Por eso el Ministerio de Educación, debe dictar políticas claras respecto a qué competencias quiere desarrollar en los jóvenes, y no enfatizar sólo en procedimientos repetitivos o de memorización. Hay que establecer estándares de calidad y evaluaciones internas y externas, para que estas mediciones se cumplan.

Por eso es que he tomado la iniciativa en esta materia, y he pedido una sesión especial del Senado para reflexionar sobre la educación en Chile: la jornada escolar completa, la ley orgánica constitucional de educación, los enfoques metodológicos y estratégicos, su evaluación en todos los niveles, la que se realizará en próximo miércoles. Este proceso debe ser sistémico, enfatizando en diversas áreas, tanto en infraestructura, metodología de la educación, y también de las políticas de Estado que orienten adecuadamente la participación de los diversos actores como la unidad educativa, padres y apoderados, profesores y alumnos.

Saludo este triunfo de la juventud chilena que ha generado la tercera pata de la mesa, el destino del país no puede depender solo de los actores del mercado o de los burócratas del Estado, la Sociedad Civil, es decir la ciudadanía organizada, es el actor más relevante y la juventud chilena lo ha dejado muy claro.

1 comentarios:

consultas dijo...

estamos completamente de acuerdo con el Senador Cantero. Son ideas que hay que difundir. Una nueva sociedad civil esta aflorando y va a construir una nueva democracia. Una nueva forma de expresarse y debatir. El debate es de la esencia de la democracia. Sin debate no hay democracia. hacia allá van estos jóvenes. A una nueva democracia. Felicitaciones y a trabajar duro por nuestros ideales. Saludos Rodrigo González fernandez consultajuridica.blogspot.com