MARCO ASPIRACIONAL: BIEN COMÚN Y BIEN INDIVIDUAL

domingo, mayo 28, 2006


La política como la democracia tiene temas recurrentes: demandas por una mejor redistribución del ingreso, mayor igualdad de oportunidades, sentido solidario, vigencia de la democracia, políticas de género, medio ambiente, equidad en la educación y salud, seguridad social, descentralización, mayor transparencia, etc. A la gente le interesa saber como la política puede mejorar su calidad de vida, su relación mental con lo público es el acceso a beneficios. El ciudadano moderno no quiere ceder su papel protagónico en la determinación de políticas públicas a ningún otro actor, reclama ser considerado y respetado, eso inclina la balanza electoral. Por muy serias que puedan ser las propuestas que exponga el programa de un partido, el rol de recoger las percepciones aspiracionales del elector son determinantes para inclinar la balanza. En este punto juega un rol determinante la actuación, empatía y credibilidad que se proyecta.

La sociedad muestra una tendencia hacia la individualización, lo que se entiende como un paso más en el proceso de afianzamiento de la libertad de acción y decisión de cada persona, sin constreñimientos de las ligaduras sociales. Parece del caso asumir un análisis y postura política respecto de esta aparente dicotomía entre lo social y el individualismo, o dicho de otra manera conjugar el yo y el nosotros, cuestión que en el mapa mental de la ciudadanía pareciera tener una importante incidencia. Se trata de dar una señal clara en respuesta a esa sensación de desamparo o inseguridad de las personas, lo que tiene lógica considerando que un centenar de empresas multinacionales representan casi la mitad del comercio mundial, el volumen de negocios de algunas supera el PIB de muchas naciones.

Debemos dejar de lado el determinismo económico y enfocarnos en las necesidades sociales de nuestros electores objetivo, centrando siempre nuestra acción y mensaje en propuestas sociales para mejorar la calidad de vida de una persona media. En política las cosas van mejor cuando se opta por ayudar a otros y no por ayudarse a sí mismo, ya que se genera una sinergia de beneficio mutuo, si esto es percibido por el electorado los buenos resultados electorales son cuestión de tiempo. El electorado quiere políticos que hablen desde el marco aspiracional de las personas y no desde su propio mapa mental.

En los nuevos tiempos una mezcla de idealismo y cambio, en el marco de nuestra doctrina, será el camino para el postergado reencuentro con los éxitos electorales. Nunca podemos perder de vista que el triunfo electoral y el ejercicio del liderazgo radica en la dicotomía entre lo que el partido y sus actores piensan que debe ser el futuro del país y hacia donde quieren ir los votantes. Un equilibrio entre reaccionar con ideas populares frente a una situación impopular que afecta a la ciudadanía.

Ha llegado el momento de incorporar entre nuestras herramientas políticas la semántica (semantikos, gr) que refiere a un “significado relevante”, el estudio del significado de los signos lingüísticos y de sus combinaciones. Este tema en la política se relaciona con los slogan y consignas, conceptos básicos que simbolizan intenciones y compromisos con temas específicos y de interés público.

La centro-izquierda ha tenido éxito al contrastar su aparente énfasis social y de búsqueda del bien común, oponiéndola con nuestra valoración por el mercado y el rol privado, asociándonos con la búsqueda de la maximización de los beneficios en función del lucro individual. Debemos desarrollar capacidad para contra argumentar con ideas, no se maneja en nuestro partido, y tampoco en el sector, un análisis y planificación estratégica que permita neutralizar el manejo comunicacional de la Concertación, que adquirió ribetes emblemáticos en el segundo piso de la Moneda durante la reciente administración.

Renovación Nacional necesita crear una identidad colectiva, una referencia simbólica, que potencie el nosotros, un significante que con síntesis semántica represente lo que somos y queremos. ¿Donde están nuestras consignas?, ¿cuales son aquellas visiones que orientan y decodifican nuestras prioridades? Esas frases que descubren y traducen ese conocimiento profundo de nuestras convicciones, que abordan situaciones concretas, dan identidad al grupo, se traducen en un programa de acción positiva y se orientan a la práctica.

SOLIDARIDAD PROACTIVA

miércoles, mayo 17, 2006

La Concertación nos gana las elecciones impulsando una sociedad integradora, inclusiva, con equidad y una reforma simbólica orientada a mejorar la calidad de vida de los chilenos, como ejemplo mencionamos la “reforma al sistema previsional”, aplaudida por todos los chilenos. Cabe preguntarse ¿quien recuerda una de nuestras consignas o el último slogan?, es evidente que nuestro ejercicio semántico, nuestra relación con las emociones, con el ámbito aspiracional, con el sentido de horizontalidad y demanda de participación del hombre y mujer de nuestro pueblo ha sido deficiente, mucha racionalidad y escasa emocionalidad, mucho verso pero nos falta credibilidad, no somos todo lo legítimos y coherentes que la gente desea. En el mapa mental de la gente aparecemos vinculados al poder económico y menos cercano al interés de la gente, nuestro sector no ha cuestionado con la fuerza necesaria la mala distribución del ingreso aplicándose en forma elocuente para superar las inequidades territoriales e interpersonales.

En mi opinión, se nos aprecia con una actitud poco integradora, escasamente inclusiva, con un sesgo elitista. La centroderecha no es apreciada con un compromiso con estas sensibilidades, incluso es común entre nosotros escuchar que la solidaridad se practica en privado o con reserva, aportando a instituciones benéficas o practicando la caridad en la limosna. Como sea, lo cierto es que en esta materia pareciera necesario pasar a una actitud mucho más preactiva e institucionalizada, mostrando un compromiso más decidido en la promoción de la solidaridad, reconociendo el rol estructural del Estado en esta materia, como respuesta a las necesidades de las personas y sus aspiraciones de justicia redistributiva generadora de cohesión social y adhesión política. No significa que este objetivo lo deba promover exclusivamente el Estado, de hecho la empresa moderna promueve la responsabilidad social corporativa, la solidaridad territorial con el entorno en que produce, “la política del buen vecino” y en la medida que aquello se hace evidente se legitima su actuar. Quizás, resulta necesario un esfuerzo comunicacional más cercano a la gente, para que se gane la legitimidad y el reconocimiento que merecen las empresas que actúan con esta lógica y no terminen “pagando justos por pecadores”.

La organizaciones en general y los partidos políticos en particular deben entender que la declaración pública de los valores y la cultura institucional están en primer lugar a la hora de analizar los éxitos o fracasos, cruzados con factores sociológicos, sicológicos, institucionales, culturales y económicos. La gente tiene gran capacidad para percibir la autenticidad, proximidad, interacción, accesibilidad y pluralidad en esta materia.

De la función pública las personas reclaman mayor generosidad, un sentido de comunidad más que una agrupación de intereses individuales, una sincera voluntad de servicio más que la vocación de poder.

ESTRATEGIA COMUNICACIONAL

miércoles, mayo 10, 2006

Los medios de comunicación tienen sus propias características las que deben ser conocidas para hacer que las estrategias comunicacionales sean eficaces, asegurándonos alcanzar los beneficios directos e indirectos de la exposición mediática que, por cierto, pueden ser positivos o negativos. Quienes manejan y administran más y mejor información pueden generar ventajas; lo que tiene importancia atendido el volumen creciente de información que se genera y que se transforma en el cuello de botella que hace estériles los esfuerzos comunicacionales que no son coordinados.

En particular la televisión, el más influyente de los medios, busca conocer y explotar los gustos de las personas para alcanzar la audiencia lo más amplia posible ofreciendo lo que se ha denominado “la demagogia de lo espontáneo”, retazos de la realidad a menudo extremas, que son respuesta a una especie de voyeurismo, exhibicionismo que demanda y consume nuestra sociedad. Todo esto debe considerarse al definir nuestra participación en la competencia medial, aprovechando equilibradamente cada medio, distinguiendo las especificidades, evitando excesos que resultan más dañinos que beneficiosos.

Informar implica siempre una elaboración social de la realidad capaz de provocar la movilización social. La TV, que pretende reflejar la realidad, acaba convirtiéndose en un instrumento que crea una realidad. Los actores sociales o políticos con mayor manejo medial se preparan, de cara a la especificidad del medio, usando algunos trucos: disfraces, mascaras, desbordes histriónicos, etc., manifestaciones que por su naturaleza despiertan el interés de la gente de la televisión. En la competencia informativa se observa homogeneidad y dependencia editorial, es conocido el proceso de retroalimentación entre los diversos medios, la lectura de diarios en la TV, o diarios que recogen en sus titulares la pauta noticiosa que definió la noche anterior el editor del noticiario televisivo, y las radios interactúan con estos procesos noticiosos complementariamente.

La política debe optar entre ejercer un liderazgo de las ideas o someterse a la tendencia de las encuestas. La ciudadanía está sometida a veloces cambios y enormes presiones informativas, la paradoja está en la lentitud adaptativa que mantiene al margen de ese proceso a la política, lo político y los políticos.

EXAMEN DEMOCRÁTICO: SE MURIÓ EL CUCO

viernes, mayo 05, 2006

Debemos asumir la realidad, en Chile se terminó el miedo a la izquierda totalitaria, antidemocrática y sectaria. Por el contrario, se aprecia empatía entre sus planteamientos y la ciudadanía, denotando un fuerte proceso de aprendizaje y adaptación a las nuevas realidades. La Concertación de centro-izquierda ha mostrado coherencia democrática, capacidad de entendimiento con sus aliados, valor por la diversidad y el pluralismo, un mensaje con énfasis inclusivo y solidario. Lo más paradojal, es que se han transformado en excelentes administradores del modelo político y económico impuesto por el gobierno militar. En lo hechos, auque no lo reconocen, se han transformado en los herederos más aventajados del Modelo de Pinochet.

Ricardo Lagos constituye un gran activo de la Concertación de cara a las presidenciales del 2009, lo que exige a la Alianza un gran esfuerzo de reingeniería y planificación estratégica, que oriente el rumbo hacia los próximos desafíos del sector; y cuanto antes se tome conciencia de esta urgencia, mejores serán nuestras opciones de corregir.

La centroderecha ha pasado el examen democrático y lo ha demostrado elocuentemente a lo largo de estos años de actuar en la oposición. La Concertación tiene esta prueba pendiente y ya veremos como reacciona cuando la ciudadanía le reste su confianza entregándonos el poder, allí se verá la consecuencia democrática, lo que no se puede apreciar cuando se está en el poder; hasta los dictadores se muestran democráticos cuando son los que ganan las elecciones, lo importante es saber como reaccionaran cuando pierdan las elecciones.