ENFOQUE POSITIVO EN LA POLÍTICA

lunes, abril 24, 2006


La ciudadanía reclama una actitud positiva y propositiva, el manejo emocional y la forma de comunicar inciden en el resultado general, la actitud del mensaje reditúa ventajas o desventajas. En la actualidad las diferencias en las posturas políticas más bien tienen que ver con matices que no representan un quiebre traumático. La fuerza argumental no está en la potencia de la confrontación o descalificación, sino que en la sintonía que una propuesta alcanza en el mapa mental de las personas. La adhesión deriva del carácter inclusivo al encarnar aspiraciones reales y sensibles de los ciudadanos y ciudadanas, lo que determina el establecimiento de fuerzas centrifugas o centrípetas al interior del partido, dicho de otra forma atrayendo o alejando al electorado.

El derrumbe de los ideologísmos potencia el debilitamiento de las tendencias polares en el mundo, lo que está terminando con la esclavitud de las personas respecto de los dogmatismos y sectarismos, dejando atrás las formulas y recetas preconcebidas que los ideólogos promovían como dogmas de fe.

En el pasado la ciudadanía se sometía a los planteamientos del político por considerarlo mejor preparado, más y mejor informado Pero, en la actualidad el ciudadano piensa lo contrario, se siente preparado, bien informado, lo que exige que la verticalidad de la comunicación y de la relación política evolucione hacia estructuras más horizontales y participativas. El ciudadano reclama espacios para opinar, analizar y resolver temas de interés público y al no tener eco en los partidos políticos y las instituciones públicas, se sienten frustrados, aumentado la brecha y el desprestigio de los políticos. Yoneni Masuda, en 1980, en su texto sobre la Sociedad de la Información como Sociedad PostIndustrial, señaló que estas tendencias reflejaban un cambio fundamental desde una democracia representativa hacia una participativa. Se observa una especie de sincretismo ideológico que hace más compartidos los principios generales, los dogmatismos ya no movilizan a las masas y adquiere preeminencia el grado de cercanía y proximidad de los planteamientos políticos con las realidades y aspiraciones cotidianas de las personas.

La lógica interna del proceso democrático empuja a que se cree una sobre expectativa en el Estado, los partidos y candidatos para alcanzar su triunfo electoral entran en una espiral de ofertas, que tarde o temprano generan descrédito, debilitan la confianza en los liderazgos y desprestigia a la política y los políticos, lo que demanda equilibrio, ponderación y realismo para ganar en credibilidad y adhesión ciudadana.

En el marco del proceso de globalización la izquierda asume un rol de crítica y evaluación negativa y la derecha a nivel mundial se identifica con el impulso positivo, y ambos sectores se disputan la simpatía de la sociedad civil.

4 comentarios:

Gonzalo dijo...

excelente su blog, señor cantero, pero desgraciadamente la cuidadania espera de los señores politicos, mas eficiencia, no lo se en el caso de usted porque usted representa una region super lejana y prospera en todo sentido pero con una desigualdad espantonsa, esperaria que las autoridades ya sea del ejecutivo y el legislativo hagan su pega.

y con respecto al idiologismo, creo que en chile eso practicamente ya paso, pero no en grupos de extremos, en donde movimientos, elites de izquierda o tambien de derecha hay una cierto resentimiento de estos grupos.

espero que lo lea este humilde mensaje de un anonimo que le gusta la politica pero le da un cierto miedo a ingresar.

Eliasuv dijo...

Comparto gran parte con sus ideas del artículo, pero creo además necesario impulsar formas o métodos de incentivación para los millosnes de jóvenes que estamos, vivimos y hacemos cosas en este país. Es por ello que creo firmemente en las voluntades y capacidades de las personas para mejorar esto que nosotros encontramos muy mala o que simplemente no deseamos participar por considerarla corrupta e impropia, es algo inculto pensar eso, ya que la política es inherente a todos los seres humanos.

paolo dijo...

Un enfoque participativo en la politica, una democracia participativa, solo es posible si existe una decentralizacion y autonomia de los pequeños nucleos de poblacion, algo asi como los burgos en la edad media y el renacimiento, y las polis griegas de la antiguedad. La democracia participativa es posible cuando hay relativamente poca gente bajo un mismo gobierno o administracion, de modo que esta gente se pueda manifestar en forma espontanea. La democracia participativa no funciona en estados enormes y altamente centralizados y burocratizados donde millones de personas dependen de una sola autoridad. Tal vez el ideal de la democracia participativa o directa sea posible en un futuro en que volvamos a una situacion de pequeñas ciudades autogobernadas que forman asociaciones entre ellas. Por ahora estaria bien avanzar en una real descentralizacion regional y copmunal si queremos llegar a ese objetivo. La clave para lograr ello es autonomia y pequeñas comunidades que decidan por si mismas lo que desean para su bienestar. La diferencia entre democracia representativa y directa es solo una cuestion de numeros, de numero de personas que conviven bajo un mismo gobierno. En este sentido la democracia participativa se relaciona mucho con la idea del ecologismo.

Saludos

consultas dijo...

BUEN ARTÍCULO Y MUY PERTINENTE Y OPORTUNO.