GLOBALIZACION: LIDERAZGOS Y DESAFIOS

jueves, junio 23, 2005


La sociedad experimenta una acelerada mutación afectando a las instituciones tradicionales, provocando alteraciones de legitimidad, significado y funcionalidad. Estas instituciones se ven sobrepasadas por las redes globales de producción, riqueza, poder e información, que determina nuevos roles, una nueva cultura organizacional y de gestión del conocimiento; es la emergencia de la Sociedad de la Información y el Conocimiento (SIC).

Frente a este proceso hay quienes desean enfrentar los nuevos desafíos con esquemas del pasado, en este caso tiene plena validez la sentencia bíblica "No pondrás vino nuevo en odre viejo". La sociedad que emerge contiene nuevos paradigmas que exigen adecuaciones socio-culturales oportunas para contener la fuerza de ese vino nuevo. Como siempre en las disyuntivas de la historia existen caminos alternativos, por uno tendremos la opción de aprovechar la oportunidad y el otro supone dilapidarla. Si optamos bien, las próximas décadas nos conducirán a un mundo mejor, introduciéndonos definitivamente al desarrollo.

La revolución de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), ha penetrado irreversiblemente todas las actividades de la sociedad. Ello ha sido, a la vez, consecuencia y causa del tránsito hacia la Sociedad de la Información y el Conocimiento, fenómeno que ha tenido su primer y mayor impacto en los países desarrollados, cuyos efectos se hacen sentir a escala global, afectando los modos de vida en todos los países, generando disparidades regionales caracterizadas por zonas ganadoras y perdedoras, espacios territoriales que construyen o potencian ventajas competitivas y se insertan en el mundo global con éxito en algún segmento del mercado y aquellos otros que van quedando en la periferia del desarrollo, los ciudadanos viven la incertidumbre de este proceso y sus consecuencias, lo que exige rápidas adecuaciones para evitar efectos negativos.

La globalización encarna procesos de escala mundial, con un carácter sistémico, integral, multidimensional, que alcanza a toda la amplitud del quehacer humano: lo económico, social, político, científico, tecnológico, productivo, cultural, recreativos, comunicacionales, incluso lo espiritual, cambios o mutaciones de una naturaleza altamente compleja que afecta a todas las sociedades, imponiendo el desafío de adecuar los ordenamientos institucionales, normativos e instrumentales de los ciudadanos y las empresas, en lo económico incrementando la productividad y competitividad, y en lo social reduciendo las diferencias, fortaleciendo la igualdad de oportunidades, especialmente a través de la educación y la salud, para contribuir a un mayor bienestar de las personas.

En un importante número de países el Estado-nación moderno ha perdido buena parte de su soberanía y poder – lógicamente otros, los más poderosos, la han ampliado – en los primeros las instituciones mutan para adaptarse o morir. Algunos piensan que es el triunfo absoluto del mercado, pero hay señales que parecen desmentirlo. En este nuevo contexto se desvanece la cultura tradicional que caracterizó a la Sociedad Post Industrial, particularmente los hábitos derivados del período de la Guerra Fría, ante la repercusión vertiginosa de las nuevas tecnologías (TIC), la percepción del carácter global de los desafíos de la humanidad, lo que acrecienta la interdependencia multilateral del Estado, la movilidad de la población y el capital, la virtualidad en la interacción, accesibilidad, conectividad, que impacta en la generación, almacenamiento y transmisión de la información y el conocimiento.

En esta nueva inserción los Estados deben desarrollar e implementar estrategias integrales y coordinadas respecto de los desafíos que plantea la sociedad de la información, teniendo en consideración aspectos sociales, laborales y el mayor alcance de la transformación de la economía. El desarrollo ya no se deriva del modelo macroeconómico, de la posición en los bloques económicos, ni de la cercanía o lejanía a tal o cual mercado, depende fundamentalmente de la sinergia social y territorial que muestre una zona; de si se cuenta con el conocimiento y la información adecuada; si existe visión prospectiva y si la planificación estratégica convoca a todos los sectores para que orienten sus esfuerzos en el mismo sentido, independientemente del color político, nivel social u opción religiosa de cada cual, potenciando y favoreciendo la competitividad sistémica y productividad de sus redes.

Los países, unidades territoriales y bloques geoeconómicos que comprendan primero estos procesos, los decodifiquen, es decir, trasunten conocimiento tácito en conocimiento explícito y sociabilicen con éxitos a sus comunidades, sacaran la mayor ventaja de las oportunidades que representa la emergencia de la Sociedad de la Información y el Conocimiento y sus nuevos paradigmas.

Nuestro principal objetivo consiste en catalizar la reflexión colectiva, sensibilizar la sociedad, ampliar la base social que acceda a esta información. Queremos gatillar una mayor y más rápida toma de conciencia sobre la necesidad de asumir nuevas formulas de gestión del conocimiento. Más allá de la infraestructura digital y su ancho de banda, las redes de computadores y sus contenidos, se requiere cambiar la cultura y mentalidad de la sociedad, de los potenciales usuarios, crear un clima y entorno organizacional positivo, que potencie la asociatividad endógena, permita el mayor aprovechamiento a través de una alfabetización digital masiva, que alcance a todos los sectores, en la forma más efectiva, eficiente y oportuna que nos sea posible. Siguiendo el pensamiento del filósofo y pedagogo, Jean Piaget, queremos acelerar la sociabilización de las experiencias previas en el individuo y la comunidad, los conceptos planteados serán fundamentales para que la persona incorpore los nuevos aprendizajes a su estructura de conocimientos.

Frente a estos procesos de alcance mundial la sociedad puede actuar en forma indiferente, pensando que se trata solo de modas pasajeras, y cometerá un lamentable error perdiendo una oportunidad valiosa, puede, también, asumir un rol reaccionario y de protesta, pero en mi opinión estamos frente a mutaciones irreversibles, puede que no gusten pero están allí más allá de nuestra preferencias, ideologías o doctrinarias, por ello parece aconsejable actuar en forma proactiva, intentando comprender el proceso, entender sus principales fuerzas de cambio, decodificar sus paradigmas y usar esas ventajas en nuestro favor con la mayor eficiencia y oportunidad. Allí radica la clave para dar una ventaja a nuestro país, y su diversos espacios territoriales.

Por todo lo anterior hemos reunido en diversas jornadas de reflexión a importantes miembros de la comunidad nacional para aproximarnos, desde diversas perspectivas, a lo que comienza a constituirse en la sociedad emergente y que se denomina la Sociedad de la Información y el Conocimiento. Se ha intentado cautelar una visión sistémica e integradora, con enfoques multi y transdisciplinarios, enriquecidos por la diversidad de sensibilidades y visiones políticas que permitan formar un cuadro lo más amplio posible. Todo lo cual lo ponemos a disposición del lector, en la esperanza de promover o gatillar un amplio proceso de reflexión, que convoque y motive los más diversos espectros de la sociedad y que alcance la más amplia diversidad de espacios y dimensiones territoriales, con el propósito final de acelerar el proceso de adaptación a las nuevas realidades.

0 comentarios: