EL INDIVIDUO Y SU RELACIÓN CON EL ENTORNO DIGITAL

martes, junio 28, 2005


Nadie tiene dudas respecto del espacio físico, el individuo y el entorno en el que éste se desarrolla; pero no existe la misma certeza en lo relativo al individuo y su relación con el entorno del mundo digital. Lo vemos, por ejemplo, en la Internet, donde el sujeto, en paralelo a su vida analógica, física, tiene una vida, una interacción, un intercambio con otros sujetos en el marco del mundo digital.
Allí emerge una primera dimensión de estos temas, que, en mi opinión, todavía no han sido adecuadamente asimilados. Pero, además, hay un medio, un entorno, un territorio también intangible: el espacio mediático; es decir, lo que surge de una señal donde convergen el audio y el video y que es lo que entendemos como televisión, la cual evoluciona, por cierto, hacia los elementos multimedia.
Y así como en el espacio físico se exige que la interacción y la convivencia se orienten en función de criterios de democracia, si hay otro espacio donde no existe ni la más mínima orientación democrática -por mucho que se hagan gárgaras con estos conceptos- es, precisamente, en el ámbito de lo que se denomina "televisión" o "mundo mediático".
Porque allí la existencia o no existencia depende del interés comercial, del interés editorial o del interés político del editor del medio de comunicación de que se trate. Ahí sólo tiene espacio quien es funcional a esa línea y desaparece el que no se enmarca dentro de ella.
Eso me parece muy relevante porque, efectivamente, lo que enseñan Piaget, Vigodsky y otros psicopedagogos es que el individuo entiende, aprende y percibe en función referencial con su entorno. Así, un niño criado en un ambiente de violencia, de vulgaridad, de excesivo erotismo, en su mapa o estructura mental entiende que ése es su entorno. Y esto no es algo que esté inventando yo, sino que corresponde a parte de la esencia del pensamiento de grandes psicopedagogos del mundo contemporáneo.
En consecuencia, surge un concepto derivado de un elemento que tiene que ver con los principios democráticos. En la Internet, sin embargo, la situación es la inversa. Hay multiplicidad de espacios y de oportunidades para que cada individuo participe y pueda interactuar con otros con entera democracia. Esto no ocurre en el mundo mediático.
En otras épocas, en particular en la era agraria o en la sociedad industrial, el mapa mental del sujeto, su formación, su estructura cognitiva dependían fundamentalmente de lo que escuchaba, y en instancias posteriores, de lo que leía. Hoy desarrolla su mapa cognitivo en función de múltiples elementos que son parte de un metalenguaje que cada día converge con mayor velocidad hacia la expresión del video, el audio y los datos en conjunto, en un solo espacio, en una sola dimensión, que es el mundo digital.
En consecuencia, siguiendo la lógica de los psicopedagogos, el mapa mental de las nuevas generaciones efectivamente da cuenta de la falta de capacidad para leer en forma adecuada. Y pronto, en muy pocos años, vamos a percibir con claridad -los actuales estudios ya muestran que nuestros niños, jóvenes y adultos no entienden siquiera las indicaciones de un recetario- dificultades de orden lingüístico.
Porque la semántica está cambiando, producto de esta revolución y de la, en mi opinión, inadecuada comprensión de esos problemas. Por tanto, se produce allí una falencia en el mapa mental de los individuos que me parece relevante destacar. Por eso, las políticas públicas no pueden permanecer ajenas a tales situaciones, pues, sin duda, el relativismo ético y el relativismo valórico comienzan a ejercer presión sobre el mapa mental de los sujetos y a marcar tendencias bastante preocupantes.
En el ámbito educacional, suscita gran inquietud la violencia al interior de los establecimientos. Me pregunto: ¿qué sorpresa puede haber en ello si la estructura mental del individuo y su marco referencial con el entorno configuran una relación de exacerbada violencia? Y la cultura light, la falta de espacios -que la gente, por fortuna, ya está reclamando en estas primeras encuestas de opinión-, son, asimismo, aspectos dignos de ser considerados.

Otro tanto ocurre con el vocabulario. Basta leer hoy las interacciones en los apuntes de nuestros jóvenes para comprobar que existe un desarrollo semántico enteramente nuevo, incomprensible para la gente formada en la sociedad industrial, donde la interacción tenía una dimensión muy distinta. Por consiguiente, hay un enfoque semántico diferente por completo en la interacción gestual y comunicacional de los muchachos.
Otro elemento preocupante en el informe se refiere al tema de la sexualidad. En verdad, existe un relativismo ético que alcanza hasta a los canales de televisión que dicen tener una concepción religiosa, algunos incluso católicos. En ellos se exacerba el relativismo sexual, con un enfoque utilitario, con una visión degradada del ser humano que me llama la atención porque no guarda ninguna relación con la coherencia que se espera de canales con inspiración religiosa, en especial en la fe católica. Por otra parte, la dimensión de las minorías étnicas constituye un problema que recurrentemente se plantea en los programas de televisión.
Yo diría que se está llegando al extremo de sobredimensionarlas, de darles un protagonismo exagerado. Ya es habitual escuchar a personas que dicen: "¡Cómo es posible que el sector homosexual tenga una expresión tan profusa en los distintos espacios televisivos!", sin que ello, por cierto, envuelva una posición homofóbica. Simplemente, se trata de hacer notar una desproporción en el campo mediático que no se condice con la realidad.

Cabe mencionar también la vulgaridad y el erotismo. En fin, todos esos elementos, a mi juicio, merecen ser estudiados, en una interacción del mundo político con los técnicos y los académicos, para llegar a un análisis sistémico, integral, multidimensional, que permita sacar conclusiones relevantes. Deseo señalar un elemento adicional en esa misma línea.
La vivencia del individuo en el espacio mediático y también en el digital, está generando una situación que a corto plazo constituirá una cuestión de Estado y se expresará en la salud pública. El gran problema que se observa en la juventud y la infancia chilenas es el sedentarismo, el cual, a su turno, se traduce en obesidad. Y no es necesario ser muy versado en ese campo para entender que ambos factores generarán en muy pocos años, como expertos ya lo han consignado, enfermedades que surgen como consecuencia: las que tienen que ver con el aparato circulatorio, el exceso de azúcar, etcétera. Ello me parece importante, en la medida en que, como hemos podido considerarlo, provocará efectos en la salud pública, repito, así como en el ámbito físico y mental del individuo. Aprovecho esta columna para abordar un tema respecto de lo cual no hemos llegado nunca a un feliz puerto.
En algún instante el Parlamento, y en particular el Senado, deberá pronunciarse respecto de las mediciones de la programación televisiva: del people meter, y en especial del que se realiza on line, es decir, en tiempo real, en el momento, y que va exacerbando, a veces, una expresión de la explotación de la vulgaridad o de algunos otros extremos, precisamente en función de la sintonía de cada uno de los canales. Tres horas de televisión, promedio, en los hogares lo estimo un antecedente digno de tener en cuenta y expreso mi preocupación, asimismo, porque se da cuenta de otro elemento que no es menor.

En Chile no sólo se está viviendo la brecha digital, o sea, la del uso o no de Internet. Como se da cuenta en el estudio, igualmente existe la brecha mediática. Es decir, los sectores más acomodados pueden acceder a una mejor oferta televisiva, a programas más educativos, de contenido más rico; y la gente más humilde, más pobre, a una televisión de mala calidad, de malos contenidos y que, en definitiva, proyecta una serie de antivalores.
Simplemente formulo una reflexión al pasar: ese segundo caso -el que se encuentra más postergado en la línea descrita- es aquel donde es normal que los dos padres pasen fuera del hogar porque trabajan, porque intentan llevar el sustento, porque se esfuerzan por aportar a la economía de la familia. Y, en consecuencia, esos niños se hallan más abandonados a la suerte de lo que exhiba un espacio mediático.
Además, de alguna manera la situación expuesta se está expresando en la cultura organizacional que se observa en el país. Especialistas importantes, muy destacados incluso a nivel nacional y que son expertos en programación neurolingüística, en gestión del conocimiento, en cultura organizacional, como Humberto Maturana, Varela y otros -y el mismo senador Fernando Flores-, reiteradamente hacen referencia a esos aspectos en el sentido de que el individuo es lo que hace su entorno. Porque se halla inserto en un ethos, que es el entorno físico, cultural, emocional, etcétera. Ello, finalmente, es lo determinante de su ética. Y me parece que aquella que se está observando hoy al menos merece una reflexión del Parlamento.

5 comentarios:

consultas dijo...

La Ciber- política + video política + la ciberdemocracia + la ciber encuesta - política + el ciber- marketing político + la ciber- asesoría de imagen + ciber maquinaria – partidaria son elementos que hay que profundizar y estudiar un poco más. Discutamos sobre esto, pensemos, meditemos, probemos , experimentemos como poder sacar mejor partidos a las TIC para asi lograr un cambio cultural una más rica participación ciudadana , una mejor democracia y más ciudadanía. Consultajuridica.blogspot.com . Saludos, Rodrigo González Fernández

consultas dijo...

SABER ESCUCHAR ES UNA NECESIDAD Y SE APRENDE

Para muchos, el “saber escuchar” lo habrán aprendido el primer día que se acercaron a estos
temas. Muchos ya lo traen en su ADN interior, porque se los enseñaron los padres. Lo aprehendieron y aprendieron oportunamente Porque saber escuchar es un tema al cual hay que acercarse con más frecuencia y hoy cada día más. Es obvio, que si uno no escucha no puede aprender ni aprehender nada. . Pero escuchar es más que oir, es estar en un estado receptivo, pasivo-activo, para percibir las verdades del espíritu. Hoy no escucha el político, el comerciante, el analista político , el médico o el filósofo , el dirigente gremial que no quiere escuchar. ¡Si habré conocido de estos en mi vida.!

Desde luego, saber escuchar implica no movernos dentro de la mecánica de nuestros prejuicios, de nuestros preconceptos( como decía mi profesora de Derecho Civil Ana Maria Watkins , de nuestra historia personal, de nuestras tomas de partido o decisiones , de nuestra identidad transitoria, saber escuchar es SER UNO CONSIGO MISMO.

Saber escuchar es saber que SOY DIOS, y TU TAMBIEN LO ERES, y cuando te escucho puedo extasiarme, puedo mirarte a los ojos y sentirte en mi alma, y aunque no te vea, porque esto es un e mail, puedo leer en tus palabras TU ALMA, TU SER, TU ESPIRITU.

Saber escuchar es SER EL AMOR, y percibirte, ponerme en tu lugar, no poner tu lugar en mi historia particular, sino ser tú mismo, para sentir tu dolor, tus problemas, tu amor, tu odio, y todo lo que te pasa. Si no me pongo en tu lugar, ¿Como te comprenderé?, ¿Como podré amarte, con ese amor por el amor mismo?.

Saber escuchar implica una gran aceptación, de la REALIDAD, del FLUIR del Tao en todas las cosas. Es escuchar a DIOS, en el canto de los pájaros, en la palabra de quien nos habla, en los sonidos de la naturaleza. Como decía un gran pensador en el silencio mismo.

Pero cuan poco escuchamos, si casi no escuchamos a nadie, cuan prestos estamos para reaccionar, para criticar destructivamente, para mostrar toda nuestra frustración, para saltar en contra del otro y luego buscar aniquilarlo, para idear una estrategia que me permita sacar al otro de mi costado y asi no escuchar. No queremos escuchar .

Es fascinante ver como de un mensaje de luz, pasamos a la ira, al dolor, al rencor, etc.

Pienso que todo se debe a que no sabemos escuchar. No hemos aprendido a escuchar Por no saber Escuchar, hay tantos y tantos tratados de paz que no se firman, tratados internacionales que quedan en el espíritu de la ley , convenciones de todo tipo que no llegan a su fin, la gente no se arregla, no concilia , hay cada vez mas desacuerdos, mas peleas. Más problemas jurídicos por resolver .Por no saber escuchar las coaliciones de partidos políticos sean del bando que sean no llegan a verdaderos acuerdo; siempre evitando escuchar y estando pronto a responder , pero sin haber escuchado Si hay una suerte de “Las más de las veces simulan” que están de acuerdo…. Nos pasamos la vida hablando del espíritu, pero cuando se hace necesaria la acción seguimos sin saber escuchar.

Tal vez, no nos hemos escuchado a nosotros mismos, o no hemos podido hacerlo o simplemente no hemos querido escucharnos. No hemos sentido lo que nos dice nuestro corazón. No nos hemos enamorado de nuestra alma, la hemos rechazado, la evitamos y como no nos escuchamos a nosotros mismos, no podemos escuchar a los demás, entonces nos hemos olvidado que cuando habla el corazón, es DIOS el que habla, que cuando habla otro es DIOS el que habla, y cuando nos piden ayuda, orientación , de comer, de beber, es DIOS el que está pidiendo ayuda , es él el hambriento, el que está sediento, el que está necesitado, en fin.
.
Una vez, una persona le preguntó al DALAI LAMA, ¿Cual es el problema de la humanidad? ¿Por qué estamos así? El respondió,- porque nos hemos olvidado que somos el mismo, que somos lo mismo.
Saludos al Foro Consultajuridica.blogspot.com Rodrigo González Fernández invierno de 2005

Google Page Rank 6 dijo...

Increase your Adsense Earnings

I noticed you have adsense ads on your page, Would you like to increase your earnings from them, Free and Legitimate way to make your clicks increase.
Come see my Blogger blog and it will tell you more.

Casino online dijo...

Internet Casino España Juegos en línea para jugar gratis o por dinero. Internet Casino España

sportsbook dijo...

si quieres entretenerte, esta pagina es interesante
http://www.enterbet.com